Skip to content

La ciencia como arte

marzo 27, 2007

Según Popper la ciencia es el arte de saber discernir lo que se puede omitir con ventaja. El conocimiento científico es necesariamente provisional, es un conocimiento que se aproxima de forma asintótica a lo real. Esto puede deberse a razones tales como, la naturaleza analítica o reduccionista del proceder científico, que probablemente altera de manera significativa el sistema que se pretende estudiar, tal vez obviando o infraestimando la importancia de propiedades que emergen de interacciones entre las partes. Me parece muy plausible que la totalidad de lo real no esté a nuestro alcance por este y otros motivos. Claro que, ¿a quien le importa?, pues uno podría decidir que sólo tiene sentido para nosotros considerar como real lo que podemos conocer científicamente. Sin embargo, la supuesta falta de coincidencia entre el reino de lo soluble y la totalidad de lo real podría explicar la imposibilidad de una coherencia perfecta entre nuestras explicaciones científicas. Dicho de otro modo, aunque todo lo que se puede explicar fuera, de hecho, explicado, es muy posible que semejante conocimiento fuese insatisfactorio. Por ejemplo, supongamos que construimos un enorme puzzle sobre un suelo de madera, pero sólo podemos ver el dibujo en el interior de las piezas y la forma de cada una de ellas. Las encajamos unas con otras hasta que las hemos acabado. El resultado podría ser más bien frustrante. Los bordes del puzzle son irregulares y hay huecos incómodos dentro del tablero, uno de ellos es enorme y describe lo que podría ser una media luna en el vacío. Aparentemente faltan nexos, pero ya no quedan piezas. Esa es la cruda realidad. Este puzzle parece de los muy baratos o el vendedor es un verdadero bromista. Observamos dibujos, algunos de ellos acabados, lo que nos place, pero desconocemos el sentido de la falta de redondez y de ese desconcertante agujero. La única pieza que falta es el suelo mismo, que ignoramos porque nuestros cerebros huyen de la nada y la infinitud, aferrados al tangible cartón. Pero el absurdo en el que se sumergen los poetas dibujaba el rostro que se ríe de nosotros.

Anuncios

From → 13. Lo último

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s