Skip to content

Los cerebros rosa y azul

abril 16, 2007

Existen circuitos neuronales específicos que están determinados por las hormonas sexuales, de tal manera que los cerebros de hombres y mujeres son diferentes. De hecho, individuos genéticamente machos pueden tener un cerebro femenino y viceversa. Este tipo de anomalías, aunque infrecuentes, siempre son dramáticas. Ambos cerebros muestran diferencias de organización y de funcionamiento, así como de respuesta a estímulos internos y externos. Por las diferencias de tamaño de varias estructuras que conectan los dos hemisferios cerebrales, puede deducirse que la conectividad cerebral es mayor en el cerebro femenino que en el masculino. En general, parece ser que el cerebro del hombre tiene un cerebelo mayor y pesa unos 160 gramos más que el de la mujer, que es, sin embargo, más simétrico. Hay quien opina que estas variaciones anatómicas explican la mayoría de las diferencias cognoscitivas entre hombres y mujeres demostradas por diferentes pruebas psicológicas. Así por ejemplo, se afirma que el hombre manifiesta una mayor capacidad visual y espacial, aunque la memoria visual suele ser mejor en las mujeres, las cuales también reconocen con mayor eficacia los rostros familiares. Los hombres resuelven mejor las tareas matemáticas, si bien ellas les superan en cálculo. En general, los hombres juegan mejor al ajedrez y muestran una mayor habilidad en la composición musical, mientras que la mujer tiene una mayor aptitud verbal y percibe niveles más bajos de estimulación en todos los sentidos, salvo la vista. Sobre una base hormonal, al hombre se le atribuye una mayor agresividad y menor emotividad. También se cree que las chicas tienen una mayor capacidad de empatía. Por supuesto, todo esto son generalizaciones, pues la variabilidad dentro de sexo debe ser muy alta. Por ejemplo, siendo varón me descubro masculino y, sin embargo, pacífico, sensible, con una pobre aptitud matemática, exhibo una más que aceptable habilidad verbal, soy miope y mas bien torpe, nunca olvido una cara, el ajedrez me impacienta, creo que más que oído tengo oreja musical y…¡Dios mío!, ¡el azul no es mi color favorito!

Anuncios

From → 06. Seísmos

2 comentarios
  1. Humm Romo no estarás intentando salir del armario. Creo que no es el lugar adecuado, millones de personas pueden acceder a este sitio…
    No ahora en serio, hay algunas actitudes y aptitudes relacionadas con nuestro sexo que seguramente tengan una base genética, pero está muy claro que muchas de esas aptitudes son claramente sociales o educativas. Cuando eras pequeño y llorabas, lo primero que te decían es, venga no sea niña, los hombres no lloran. Los hombres no debían mostrar sus sentimientos en público, pr que no era bien visto. Así que es posible que muchos hombres mantengan esas actitudes por la educación recibida.

  2. luciernagas permalink

    Mi estimado Lughnasad, no insistas, ya sabes que no eres mi tipo. En cuanto a lo demás, estoy de acuerdo. De hecho, las mayores puntuaciones en emotividad de las mujeres podrían deberse a una menor oposición a dar a conocer sus sentimientos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s