Skip to content

Neurología del zazen

abril 17, 2007

Hace algún tiempo salí con una chica que practica zazen. Esto es una técnica de meditación encaminada a alcanzar el satori, una suerte de iluminación definida por la pérdida de la consciencia del yo y la integración con la unidad fundamental subyacente a todo, evidencia para la tradición budista zen. Una vez le pregunté en qué pensaba cuando meditaba y me respondió que meditar era lo contrario de pensar. De hecho, con la meditación trataba de despojarse de pensamientos y sentimientos. Haciendo uso de técnicas muy sofisticadas se han realizado algunos experimentos dedicados a analizar la actividad eléctrica en el cerebro durante la meditación zazen. Paradójicamente, lo que se observa en el momento álgido del proceso es un incremento del flujo sanguíneo en la corteza frontal y el tálamo, en general en ciertas áreas de la corteza que juegan un papel clave en el pensamiento y la planificación. Además del tálamo, otros componentes del sistema límbico también incrementaron su actividad. Estas son estructuras relacionadas con los sentimientos. Resulta interesante que la actividad de varias regiones cerebrales disminuyó drásticamente, especialmente la de los lóbulos parietales postero-superiores. Es decir, cuanto más se “encendía” la parte anterior del cerebro, más se “apagaba” la posterior. Es muy probable que la región posterior desempeñe un papel fundamental en la definición del yo, ya que cuando está lesionada el paciente se desorienta y con frecuencia no sabe quién es. Así, la parte posterior del lóbulo izquierdo interviene en la definición de los límites del objeto observado, mientras que la parte derecha participa en la localización del mismo. En conjunto, ambas regiones trabajan en la distinción sujeto-objeto. En su afán por liberarse de todo pensamiento, mi amiga mandaba señales eléctricas a través del sistema tálamo-cortical, lo cual provocaba un fenómeno conocido como desaferentación, la pérdida de actividad en unas zonas como consecuencia del incremento en otras. Al principio tiene lugar una leve somnolencia, pero más tarde la región posterior terminará por enviar señales de alarma al sistema límbico, pues se produce la pérdida de distinción entre el cuerpo y el mundo exterior. Sin embargo, debido a la mayor actividad en la corteza frontal, quizás se refuerce un tipo de conocimiento más básico relacionado con el procesamiento de la información sensorial.

Anuncios
2 comentarios
  1. Es frecuente entre no iniciados confundir zazen con una “práctica” o una “tecnica” para alcanzar “algo”. Todos los patriarcas de la transmisión coinciden en afirmar que sentarse en el zafu con esta idea preconcebida es un error, una barrera a las verdaderas posibilidades de zazen. Zazen no es meditación para alcanzar algo, alguna experiencia extraordinaria, ni nada por el estilo. Esforzarse por liberarse de todo pensamiento es un error común a todo principiante. Por ello me pregunto si la persona a quien conectaron esos electrodos estaba realmente sentada en zazen, o si estaba simplemente sentada en postura de zazen practicando algún tipo de meditación. En el fondo, da igual. Averiguar los procesos fisiológicos que tienen lugar durante zazen no va a ayudar de ninguna manera a quien decida iniciar este camino. Va a tener que esforzarse y sortear todas las trampas de un ego que se resiste a perder su estatus de centro del universo. Porque zazen no es para lograr algo, es para perderlo todo.

  2. luciernagas permalink

    El experimento al que me refiero fue dirigido por Andrew Newberg e implicó a 8 monjes budistas con decenas de años de experiencia. No hubo electrodos, sino tomografía computerizada de emisión de un sólo protón. Esta técnica permite tomar una “fotografía” del cerebro durante la meditación, que es procesable después de la meditación, gracias a la inyección automática de un marcador persistente. Lo de “técnica encaminada” son palabras mías (las tuyas son “práctica para”), que ni siquiera soy un iniciado. Sin embargo, no he querido decir que uno fuese a sentarse en la posición del loto para “iluminarse”. Nunca me ha parecido esto cuando lo he visto. Creo que estamos de acuerdo, pues tú también has introducido la idea de finalidad al decir que zazen es para perderlo todo y, me atrevo a añadir, especialmente la experiencia del yo, incluidos pensamientos y sentimientos. Por otro lado, no quisiera que de mis palabras se interpretase una agresión a una forma de entender la realidad mediante la reducción de una metafísica particular a una simple explicación mecánica. El experimento al que me refiero presupone una concepción puramente materialista de la conciencia, lo cual no afirmo. En mi opinión, puede explicar fenómenos, pero no lo explica todo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s