Skip to content

La forma del Universo

mayo 2, 2007

El nuestro es un Universo finito, pero, tal vez, sin límites. Los físicos afirman que podría carecer de límites en la medida en que constituye un todo cerrado sobre sí mismo. No sin cierta ingenuidad, afirmo a continuación que el telescopio más potente del mundo, el LTB de Arizona, no atisba nada parecido a un límite. Son varias la evidencias científicas que apoyan un único origen para toda la materia y la energía del Universo, para el tiempo y para el espacio. Todavía el Universo se encuentra en expansión como consecuencia de aquella violenta explosión ocurrida hace casi 14.000 millones de años, tiempo suficiente para alcanzar un tamaño de 1027 metros de radio. Pero sólo conocemos el 4% de este vasto Universo. El 96% restante está sumido en la penumbra del conocimiento, de ahí que resulte muy apropiado reconocerlo como formado de materia y energía oscuras. Para explicar el ritmo de expansión del Universo, nuestros modelos cosmológicos precisan de formas no detectadas de materia que introduzcan la gravedad necesaria que impida a las galaxias una dispersión demasiado rápida en relación con los valores observados. Así mismo, se precisa una ingente cantidad de energía, todavía no identificada, que explique por qué la expansión se produce a un ritmo creciente, pues resulta evidente que el Universo se está acelerando. Las galaxias se alejan a una velocidad proporcional a la distancia que las separa de nosotros. Cuanto más te acercases al no-borde más rápido se alejaría de ti. Imagina que viajases a la búsqueda del límite, pero que al llegar al centro de nuestra galaxia decidieses regresar, bueno, entonces me encontrarías unos 60.000 años más viejo. Partiendo de la teoría de la relatividad general, y concediendo a Einstein que la constante cosmológica es igual a cero, existen tres tipos de Universo. Los tres parten de un estado singular inicial y se expanden, pero sólo uno de ellos es cerrado. Este Universo cerrado se expande hasta alcanzar un tamaño máximo desde el cual comenzaría a contraerse. Finalmente, se colapsaría. Según el segundo principio de la termodinámica la entropía del Universo sólo puede aumentar, así que el colapso, a diferencia del origen, que parece milagrosamente ordenado, debería ser un caos horrible. En al menos una de las otras dos alternativas restantes, el Universo se expande para siempre. Sin embargo, semejante Universo no puede ser plano. La sección de un universo plano se ajusta a la geometría euclidiana, es decir, al espacio tal y como lo percibimos. Una geometría en la que si existiese un punto exterior a una recta sobre un plano, sólo puede haber una paralela a la recta que pase por dicho punto; una geometría en la que los ángulos de un triángulo suman 180º…etc. Matemáticamente son posibles otras geometrías y algunos físicos sostienen que el Universo podría corresponderse con alguna de ellas. En cualquier caso, los tres modelos son extraordinariamente simétricos. En otras palabras, el Universo presentaría el mismo aspecto desde cualquier punto en el que te situases. Los astrónomos han confirmado que, esencialmente, así es.

Anuncios

From → 03. Trespacio

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s