Skip to content

Mujeres

mayo 8, 2007

A los hombres nos gustan las mujeres porque son diferentes. Eso de que hombres y mujeres somos iguales me parece una tontería. En mi opinión, es muy evidente que no es así. Nuestras diferentes anatomías probablemente determinan diferencias a otros niveles también, pero pienso que las diferencias van más allá. Las hay culturales, psicológicas, etológicas…Estas diferencias las vuelven extraordinariamente atractivas e interesantes. Es una lástima que algunas mujeres identifiquen cosas como “la emancipación de la mujer” o la afirmación de su libertad con la imitación de modos eminentemente masculinos. Para mí este es un signo que denota inmadurez y cierto temor ante la responsabilidad de tomar una actitud activa en sociedad. En el fondo, parece un espacio creado por hombres para ser ocupado por las mujeres. Es decir, una nueva forma de control. Confío en que, tras estos tiempos de transición, las mujeres sepan afirmar su feminidad sin complejos. Intuyo que el mundo necesita de su contribución en la medida en que es esencialmente distinta. Sin embargo, pondré un ejemplo superficial: en los últimos años las mujeres habitualmente reconocen como bellas a otras mujeres con rasgos muy poco femeninos, extremamente delgadas, con formas disimuladas en consonancia con su aspecto agresivo y actitud “independiente”. Insisto, considero que esta reacción nace de su propia inseguridad. A los hombres nos gustan las mujeres seguras de sí mismas, cómodas en su feminidad, con físicos femeninos que no están preocupados por tener que ajustarse a unas supuestas expectativas masculinas, que no viven volcadas en lo que está alrededor, que no perciben el sol como un foco, sino que están interesadas en crecer como personas de una forma integral, implicando al cuerpo únicamente como una dimensión más de la persona y no como el centro sobre el que ha de gravitar la mujer. Me sorprende que muchas no se hayan dado cuenta. La única expectativa al respecto en un hombre inteligente es que la mujer se sienta a gusto consigo misma porque se quiere como persona, lo cual tarde o temprano se manifestará en su cuerpo. La belleza rápidamente la transformará de dentro hacia afuera y la misma luminosidad de su sonrisa (sus ojos también estarán sonriendo) será la causa fundamental de su atractivo. Lo que gusta a los hombres que nos gustan las mujeres son las mujeres que se gustan a sí mismas, libres de lo que puedan opinar hombres como el que esto escribe.

Anuncios

From → 06. Seísmos

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s