Skip to content

Profundas y húmedas disquisiciones

mayo 23, 2007

Según estadísticos que trabajan duramente, los españoles hacemos el amor 118 veces al año, cada una de las cuales dura 16 minutos por término medio. El rendimiento efectivo es mayor en la España seca y soleada, donde las gentes van más ligeras de ropa, ya que se gana tiempo en la siempre ardua tarea de la liberación del vestido. Lógicamente, en tales 16 minutos de goce no se han contabilizado aquellos empleados en actividades encaminadas en la restitución del orden alterado, que antes importaba un rábano entre gemidos, tales como la correcta distribución de las prendas previamente distribuidas por el suelo de forma aleatoria; pero sí el tiempo dedicado a la génesis de tan hermoso desorden. Inmediatamente se deduce de la investigación realizada que protagonizamos unos 0,3 coitos al día, lo que, en el mejor de los casos, equivale a un evento precoz de eyaculación. Así pues, la ciencia entra en aparente contradicción una vez más, pues ¿cómo es posible una eyaculación precoz que dure 16 minutos? La conclusión parece evidente: unos 15 minutos fueron dedicados al despojarse de la ropa y el aumento de entropía del espacio utilizado para la realización de conocidas guarrerías, pero entonces, ¿cómo es posible que en el sur empleen más tiempo?¿no debería ser al revés? ¿No estamos hablando de la España soleada, donde sólo se visten con camisetas? ¡Correcto!, mas no olviden ustedes que también se trata de la España seca, compensando así los tiempos. Resuelto el misterio, centrémonos en la última fracción de minuto. Según otro informe, elaborado durante el 2004, las mujeres se sienten más satisfechas que los hombres en sus relaciones sexuales, lo cual, visto lo visto, no deja de ser otro enigma. Sin embargo, más del 40% de las mujeres afirma haber fingido un orgasmo, al menos una vez. Esto no es de extrañar, debido a que nos estamos refiriendo a tiempos infinitesimales, por lo que la presión es notable. Aunque ello exige cierto talento interpretativo, suele resultar extraordinariamente creíble cuando nace de la improvisación creativa empujada, nunca mejor dicho, por la singularidad del momento. Por otro lado, el hombre tiene su espíritu crítico afectado, pues incluso el mayor admirador de las artes tendrá el ego elevado, así como otras cosas, que sin duda contribuyen a una mayor tolerancia en lo que respecta a las dotes artísticas de la queridísima actriz. En resumen, nosotros aprovechamos el agitado suceso para permitirnos ser un desastre en la casa, y ellas para vivir sus sueños hollywoodienses.

Anuncios
Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s