Skip to content

Diálogo esencial

junio 5, 2007

Decía el poeta que la amistad es el arte del encuentro, la colisión de dos mundos que participan en un diálogo esencial. Cuando tiene lugar, decimos que se establece una comunicación verdadera, que se manifiesta como un crecimiento interior. Un movimiento interno que nos permite reconocernos como algo vivo, pero cuya naturaleza contradictoria nos desconcierta. Resulta un fenómeno contradictorio porque la actuación del otro en nosotros sirve para afirmar nuestra propia identidad. Esta paradójica emancipación surge precisamente de un conocimiento esencial de uno mismo, que fue posible gracias a la intervención ajena, mas confiada y sincera. Emancipación que servirá para una nueva comunión, esta vez liberadora. Un encuentro así solo es posible con total apertura. En cierto modo, supone un lanzarse al vacío, pues se producen pasos firmes sin justificación por sendas inexploradas, al tiempo que se apartan miedos sin otra fuerza que la propia determinación. La imagen que uno proyecta de sí mismo se desvanece cuando hay una entrega sincera, pues entonces no hay imagen sino ser, no hay sombra sino afirmación del ser y con ello de la vida. En un diálogo esencial ambas partes se construyen mutuamente. En la interacción descubrimos no tanto al otro como a uno mismo en un proceso que, lejos de hacernos vulnerables, nos vuelve sabios. Del diálogo así entendido emerge un conocimiento profundo de las cosas y, por consiguiente, es potencialmente transformador. Sospecho que muchos de los males que aquejan a nuestras sociedades nacen en último término de una comunicación deficiente. Un vacío que acrecienta el sentimiento de aislamiento personal, de fragmentación y, en cierto sentido, de enfermedad. Deficiencia que explica la percepción del otro como objeto y entonces, tal vez, usable. Un uso que consume a la propia persona, pues queda cosificada y apta para el consumo justamente cuando reserva al otro la consideración de cosa-para-mí. Como cosa se descubrirá perdida y ausente poco antes de recibir al olvido. Es aquel un conocimiento que desvela la pobreza de semejante visión del mundo fundamentada en lo útil, lo instrumental, el beneficio…. Conocimiento que primero afirma nuestra identidad para inmediatamente revelar nuestra conexión con todos y cada uno. La objetivación consumidora puede superarse mediante la amistad porque en ella protagonizamos un encuentro con el desconocido que quizás no conoceremos jamás.

Anuncios

From → 13. Lo último

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s