Skip to content

Ciencia modélica

junio 12, 2007

Hechos y teorías son diferentes. La ciencia trata de explicar la naturaleza, que explora interrogándola mediante el experimento, que generalmente la descompone en partes analizables en detalle para después proceder a su reconstrucción. El experimento se plantea de acuerdo con la pregunta, que surge de la teoría, de un modelo que había sido apuntalado por datos empíricos previos. Si el experimento confirma el modelo, la explicación queda enriquecida. En caso contrario se pone sobre la mesa un nuevo problema soluble, que motivará la revisión de la teoría o, quizás, del experimento. En palabras de Medawar, la ciencia es entonces el arte de lo soluble, quedando fuera todo lo que no es empíricamente abordable, lo que no se puede asociar a una experiencia objetiva reproducible, lo que no es problemático-general. Pero teoría y hechos son a menudo confundidos. Por ejemplo, la teoría de la evolución, entendida como la idea de que toda la vida sobre el planeta está filogenéticamente interconectada, no es una teoría, sino un hecho. No se trata de un modelo que explique la diversidad biológica, sino de un descubrimiento. Análogamente, que la Tierra no es plana no es una teoría. Forma parte de la teoría un cuerpo de conocimientos referidos a los mecanismos a través de los cuales la evolución tiene lugar, como son la selección natural o la deriva genética. Sin embargo, una vez aceptados los presupuestos metafísicos de objetividad e inteligibilidad racional, los hechos son indiscutibles. El descubrimiento científico se hace posible porque creemos que la realidad es algorítmicamente compresible y así racionalmente comprensible. De acuerdo con prejuicios científicos se hacen observaciones que arrojan datos, luego construimos una formulación lógica que compacte esa información, seguidamente la utilizamos en el establecimiento de predicciones que serán o no confirmadas con la nueva recogida de datos. Sin embargo, los modelos nunca serán perfectos, esto es, nunca reflejarán con total exactitud la realidad. El conocimiento científico es asintótico de tal manera que, parafraseando a Popper, se trata de hallar aquello de lo que el investigador puede sacar ventaja aún a sabiendas de que, probablemente, está prescindiendo de mucho. Es el arte de encontrar esa compactación informativa, la mejor, por eficaz, simplificación. Por ejemplo, los átomos no están constituidos por núcleos con quarks, sino que este modelo explica mejor los datos experimentales que uno que sugiera la ausencia de estructura interna. Pero mañana quarks y electrones podrían explicarse por diferentes pautas de vibración de cuerdas en espacios multidimensionales, y pasado mañana podrían estar constituidos por luciérnagas cagando luz. Luego, ¿dónde está la realidad? Parte de ella se pierde en el proceso de descubrimiento científico, y otra parte permanecerá por siempre incognoscible. Hay quien reclama que se de la importancia que merece a todo eso que se ha desperdiciado por el camino, pero eso es otra historia.

Anuncios
7 comentarios
  1. Mucha (demasiada) gente confunde hipótesis, teoría y hecho. Creo que no está de más hacer hincapié en estos conceptos.
    Por ejemplo, con respecto a la teoría de la evolución es relativamente frecuente (sobre todo en ciertos entornos) oír razonamientos similares a: “la teoría de la evolución es SÓLO una teoría entre varias, no está demostrada”. Argumentos de este tipo sólo pueden ser esgrimidos por ignorancia o por mala fe (vaya… me ha salido un chiste…).

    En cuanto a la pérdida de información derivada de la imperfección de los modelos científicos supongo que es una pérdida inevitable, consecuencia del necesario proceso de abstracción que hay que llevar a cabo para modelar la realidad. De no ser así, cualquier intento de representación, por simple que éste fuese, se convertiría en un proceso infinito que no aportaría solución alguna. Sería algo así como una función recursiva sin condición de retorno.
    En cualquier caso, las “pérdidas” no tienen porque ser significativas a efectos empíricos. ¿Cuántos decimales de PI tenemos que calcular para considerar que conocemos su valor…?

  2. luciernagas permalink

    El chiste ha sido bueno. Personalmente, pienso que un creyente puede compatibilizar su fe en un Dios creador y, al mismo tiempo, aceptar como evidente el proceso evolutivo. No acabo de comprender ese empeño por enfrentar ambos asuntos. No creo que la ciencia suponga en sí misma una agresión a la fe. Por supuesto, sí lo entendería en el caso de fe en un Dios tapagujeros, un dios en el que se cree para rellenar las dudas. Este Dios se verá desplazado por la ciencia. Ciertamente, es un asunto de mala fe, pues una fe madura entiende que Dios tiene su propio ámbito, pues proporciona una respuesta al misterio y un sentido para el creyente. Las cuestiones a las que da respuesta Dios estarían más allá de lo soluble. Si no estoy equivocado, la necia beligerancia de tantos creyentes en contra de la evidencia indica una fe, en el fondo frágil, no un regalo liberador sino un dogma esclavizante, una proyección psicológica que creen deben defender con uñas y dientes.

  3. La ciencia no tiene por qué agredir a la fe. Pero en muchos casos esa fe habla de ciertos acontecimientos que son imposibles desde el punto de vista científico.
    Por ejemplo, la concepción de la virgen por un ángel, sin intervención de varón, la virginidad de una madre antes y después del parto, etc. Ante eventos así la ciencia no puede permanecer callada y entonces aparece un conflicto irresoluble por que en estos casos ciencia y fe se contradicen.
    Después están los fundamentalistas que se toman al pie de la letra los textos sagrados y eso es un desparrame total.

  4. Jocelyn permalink

    Muchos de los textos de la Biblia son metáforas. Sin embargo, creo que los creyentes se sienten agredidos por la ciencia porque sienten que están intentando probar que no es cierto lo que ellos han creido por tanto tiempo. Y eso de alguna manera se debe sentir amenazador, ya que el sólo hecho de pensar que algo que creiste toda tu vida es un error, te destroza tu mundo entero. No están dispuestos a darle la razón a la ciencia teniendo tanta fe.

  5. monica or permalink

    entonces no existe una ciencia modelica? varia con la evolucion de la REALIDAD.

  6. monica or permalink

    ¿ entonces no hay una ciencia modelica ? ella varia con la realidad

  7. luciernagas permalink

    Puede interpretarse de mis palabras que la ciencia trata de comprender la realidad a través de modelos, conceptos…, que nunca llegan aprehenderla por completo. Esto justifica hasta cierto punto mi escepticismo, pero deseo dejar claro que confío en que a lo largo del proceso existe un acercamiento genuino hacia la verdad. Lo que quiero decir es que defiendo un cierto realismo objetivo. En modo alguno sostengo que mi escepticismo se fundamente en una suerte de construcción de la realidad por parte del sujeto. En otras palabras, pienso que parte del mundo es independiente de nuestras mentes, incluso de nuestra descripción del mismo (en contra de lo que piensan pensadores tan notables como Putnam o Rorty), y la ciencia, y por extensión la razón, constituye un método privilegiado en su conocimiento, por imperfecto que resulte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s