Skip to content

Veneno patatero

junio 14, 2007

Imagine que está sentado en el sofá al lado de la mujer que le gusta, compartiendo una bolsa de patatas fritas con una bella donna, una de esas italianas que evocan conocimientos de trigonometría desde el esternón. Se llama Nina y estaba sola hasta que le encontró, pero le hace perder el hilo de la película cada vez que sus manos rozan la suya en el paquete (de patatas), entonces siente usted que necesita beber algo, el corazón le late con fuerza y anarquía, y no puede evitar decir tonterías. Visualiza a los dos en un generoso intercambio de fluidos, allí mismo lo ve con toda nitidez, pero, al final, se paraliza. No llame enamoramiento por tetazas a lo que podría ser envenenamiento por patatas. De hecho, la ingestión de un kilo de patatas podría matarle. Esto se debe a que las patatas contienen un alcaloide tóxico, la solanina, también presente en otras solanáceas como la belladona o el tabaco. Son especialmente tóxicas las hojas, los brotes y el fruto de la planta, pero también el tubérculo puede llegar a contener dosis peligrosas de esa sustancia. La dosis letal para una persona adulta oscila entre 3 y 6 mg por kilo de peso corporal, por lo que un hombre de 70 kilos podría morir tras el consumo de 2 kilos de patatas correctamente conservadas. La toxicidad no se elimina con la cocción y la cantidad de solanina puede multiplicarse con una pobre conservación de la patata, a la que debe reservarse un lugar oscuro, seco y fresco. Lavar las patatas, empaquetarlas en plásticos de colores claros o exponerlas a la luz incrementa rápidamente la concentración del tóxico. Por ejemplo, a la luz y a una temperatura de tan sólo 16 ºC, la cantidad de solanina se duplica por cada día que pasa. Estas patatas mal conservadas suelen desarrollar un color verde causado por la clorofila, el cual es indicativo de altas cantidades del alcaloide. La patata adquiere además un gusto amargo. Insisto, la solanina causa sequedad de boca, sed, palpitaciones, delirio, alucinaciones y, finalmente, parálisis. Esto ocurre porque inhibe la acción de un neurotransmisor, la acetilcolina. No obstante, y a pesar de la inmovilidad, presente paciencia, futuro paciente, y confíe en que la vanidad de la mujer no le impida el pedir ayuda con rapidez, si no al instante, y le salve la vida, la sola Nina.

Anuncios
5 comentarios
  1. Dentro de las solanáceas se encuentran algunas de las drogas utilizadas por las “brujas” medievales. Todas ellas con nombres rimbombantes y atractivos: Mandrágora, Belladona, Estramonio, Beleño.
    Otra planta de las misma familia es el conocido tomate.
    Se cree que la solanina es una forma de evitar el ataque contra los predadores, aunque a las larvas del escarabajo patatero parece no importarles por que consumen hojas de patata con una gran voracidad. Curiosamente, si en las proximidades de un patatal hay tomateras, éstas también pueden verse afectadas por los escrabajos de la patata, aunque en menor medida.

  2. luciernagas permalink

    Me encantan esos nombres de llaves de puertas de espacios de magia. Sobre la piedra reflejos. Que alumbran alambiques con líquidos añejos. Sonrisas cómplices bajo largas y sabias narices, que portan arrugas y verrugas. Manos longevas que hierven raíces y albergan secretos.

  3. En una ocasión, a continuación de una gran extensión de terreno sembrado con patatas se plantaron unos cuantos ejemplares de tabaco (cuyas semillas provenían de una casona asturiana en la que años atrás se plantaba con frecuencia para consumo propio). El escarabajo de la patata hizo aparición y la extensión de patatas pronto se vio invadida por huevos, larvas y ejemplares adultos del mencionado coleóptero. Lo curioso del caso es que con el transcurso de los días a los pies de las plantas de tabaco se iban amontonando decenas de cadáveres del escarabajo. La estampa final fue una plantación de patatas seriamente afectada por los escarabajos, unas plantas de tabaco sin apenas muestras de ese ataque y a sus pies, amontonados, cientos y cientos de escarabajos muertos.

    Con esto ni afirmo ni niego nada. Hay demasiadas variables implicadas que no se han tenido en cuenta. Es simplemente la descripción de un hecho del que fui testigo directo.

  4. Estuve apunto de contarlo yo, pero como no fui testigo directo preferí no contarlo. Es una experiencia interesante, por que el escarabajo es de las pocas plagas que sufro todos los años, y otras opciones como plantar lino para ahuyentarlos no me funcionó.

  5. luciernagas permalink

    Lo que dices, Josemi, es interesante, pues sugiere que, las plantas de tabaco, o algo con lo que estaban en contacto, pudieron resultar tóxicas para los escarabajos. Es sabido que muchas plantas contienen sustancias que les protegen de parásitos y algunos invertebrados llegan a resultar tóxicos para sus depredadores debido a que acumulan sustancias nocivas provenientes de las plantas de las que se alimentaron. Pero ignoro si el tabaco, a diferencia de otras solanáceas, es venenoso para el escarabajo de la patata.
    En cuanto a lo que añade Lughnasad, es realmente desagradable. Sin embargo, a mí me pasó una vez y logré exterminar la plaga con una sucesión de lavados exhaustivos, especialmente en ingles y axilas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s