Skip to content

Volcanes

junio 26, 2007

Platón se refiere a la Atlántida en el Timeo y en el Critias. Según los datos que proporciona, la isla se ubicaría en el Mar Mediterráneo, quizás hacia el siglo XVI a.c. Estaría situada próxima al estrecho de Gibraltar, que antiguamente se conocía como los “Los Pilares de Hércules”. Dice la leyenda que la civilización atlántida se hundió como consecuencia de una erupción volcánica, y algunos ven en la desaparición de la isla de Tera, hacia el año 1500 a.c., el acontecimiento que la inspiró. Esta isla estaba situada en el Egeo, al norte de Creta, y desapareció por completo después de una violentísima explosión del volcán que guardaba en su interior. Se dice que la nube de cenizas que causó fue tan densa y duradera que resultó determinante en el declive de la civilización que a la sazón había en Creta, así como en la decadencia que padecería el Imperio Egipcio. Otras erupciones habidas con posterioridad son también tristemente célebres por su enorme poder destructivo. Es famosa la destrucción de Pompeya y Herculano en el año 79, enterrando bajo ceniza y lava a unas 4.000 personas. En 1669 el Etna mató en Sicilia a 20.000 personas. En 1815 entró en erupción el volcán Tambora, en la isla de Sumbawa, en Indonesia. La montaña tenía 4.330 m antes de la explosión, pero después de ella sólo medía 2.850. Literalmente, media montaña saltó por los aires. Las cenizas llegaron a caer a más de 600 km de distancia del volcán, y la nube generada sumió en la penumbra durante dos días a toda la zona. Los vientos arrastraron las cenizas hasta Europa donde se registraron depósitos de hasta 1 cm de espesor. Por supuesto, la isla quedó enterrada bajo metros de cenizas. El clima se vio afectado de forma que las temperaturas globales descendieron y al año siguiente no hubo verano. En Indonesia murieron 12.000 personas por efecto directo del volcán, pero decenas de miles murieron de hambre debido a la destrucción de las cosechas. Otra erupción volcánica, también en Indonesia, hundió la isla de Krakatoa en 1883. La explosión, que fue equivalente a 500 bombas atómicas como la caída en Hiroshima, hizo un agujero de casi 300 m de profundidad. El sonido se oyó en Madagascar, situada a 6.000 km de distancia. El hundimiento causó olas de 40 m de altura que se desplazaban a 1.120 km por hora y mataron a casi 40.000 personas. El cielo parecía sangre y la luna se tornó azul. En 1902 en la isla de la Martinica, en las Indias occidentales, fue el monte Peleé el que escupió toneladas de lava. En tres minutos murieron todos los habitantes de la isla, unos 38.000. Sólo se salvó un condenado a muerte que había estado prisionero en una cárcel subterránea. Paradojas del destino.

Anuncios
5 comentarios
  1. Qué interesante sería conocer la vida de ese superviviente después del desastre. Lo dejarían libre como clemencia divina, lo matarían por ser el causante de la desgracia… en fin que sería de él.

  2. Interesante recopilación de desastres volcánicos. Me gustaría añadir otro. El ocurrido el 18 de mayo de 1980 en el estado de Washington en Estados Unidos. Me refiero a la explosión del Monte Saint Helens. Y me refiero a éste y no a otros de mayor violencia (como el del Monte Katmai en 1912 en Alaska por ejemplo) porque si no me equivoco, este es el primer caso de la historia en la cual un volcán en activo inició una violenta actividad mientras estaba siendo estudiado por un grupo de científicos (incluso uno de ellos dejó su vida en la empresa). Como resultado de esto tenemos la primera erupción volcánica importante de la historia filmada en video y perfectamente documentada. Incluso se ha llegado a realizar una especie de docu-drama, mezclándo imágenes reales y dramatizaciones realizadas por actores en las que se detallan los acontecimientos.

  3. luciernagas permalink

    Ya Plinio el viejo dejó la vida en el Vesubio, durante la erupción del 79, mientras lo estaba estudiando. Lástima de cámara (oops! perdón, a veces me comporto de manera tan insensible que parezco un ser humano)

  4. Polo permalink

    No fue una persona la que se salvo de la explosion del Monte Pele sino dos. Claro que el preso fue el que más dio que hablar y posteriormente fue indultado como sobreviviente. La celda era subterranea y la propia ceniza del volcan tapo la escasa ventana con la que tenía contacto exterior por lo que sirvio para tapar el vapor ardiente que emano del volcan y acabo con la ciudad.

  5. luciernagas permalink

    Mis lecturas hablan de un superviviente, pero, por supuesto, ignoro si fueron dos. En tal caso, siento curiosidad por saber cómo aquel que no estaba prisionero logró salvar la vida tras sufrir un acontecimiento tan catastrófico.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s