Skip to content

Inteligencia emocional

julio 2, 2007

La inteligencia es un concepto extremadamente impreciso. Admitamos por un momento que la inteligencia es aquello que miden los test de inteligencia. ¿Pero qué significa esto? Para algunos, la inteligencia sería un conjunto de habilidades racionales más o menos independientes que pueden ser cuantificadas mediante una serie de ejercicios numéricos, espaciales…etc. Para otros, existe un factor general que también se puede medir con algún tipo de cuestionario lógico, previamente precisado con inteligencia. Huelga decir que tal precisión está determinada por la cultura creadora del test, ya que, en realidad, la cultura conforma la inteligencia y lo que se entienda por ella. En este sentido, los tests pueden no ser extrapolables y su utilidad ciertamente es limitada. Curiosamente, detrás de este tipo de tests no hay una idea demasiado precisa de lo que es la inteligencia, sino que se pretende medir habilidades que luego sirven para crear una descripción teórica de lo que debe ser la inteligencia. Así, sirven de experimentos que tratan de aprehender un factor que prediga el éxito personal y social de una persona y entonces, definirlo como inteligencia. Sea lo que sea lo que midan, es evidente que fracasan en este empeño, pues con cierta frecuencia los individuos que más puntúan en dichos tests tienen un marcado déficit social y viceversa. Cada vez más psicólogos reconocen la importancia de un componente emocional en la inteligencia. Razón y emoción se entrelazan de forma compleja, de tal manera que nuestra reactividad emocional influencia todos nuestros procesos mentales, incluidos aquellos erróneamente considerados como puramente racionales. Nuestra reactividad emocional viene dada no sólo por nuestra herencia sino, muy especialmente, por nuestra historia personal, que en las fases tempranas del desarrollo llega a influenciar la propia fisiología cerebral. Es la responsable de nuestra capacidad de empatía, que nos permitirá anticipar sentimientos en nosotros y en los demás. Esta información es clave en la toma de decisiones, puesto que determina nuestra escala de valores en la vida, la cual estableceremos de acuerdo con nuestra memoria emocional y capacidad de reproducir el impacto emocional, en nosotros y en los demás, de escenarios imaginados ligados a nuestra libertad de acción. El establecimiento sentido y razonado de aquella jerarquía, su armonización con la voluntad y el instinto, su flexibilidad con el aprendizaje, y su uso clarividente en la vida, son para mí reflejo evidente, difícilmente cuantificable, de muchas de las caras del complejo prisma que es la inteligencia.

Anuncios

From → 06. Seísmos

2 comentarios
  1. Según Gardner tenemos inteligencia múltiple, él define 7: verbal, lógica, espacial, física, emocional, interpersonal, naturista.

  2. luciernagas permalink

    y no se olvide la textil, en estos tiempos donde ir a la moda cuenta tanto (Jo! esto sí que es humor inteligente:)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s