Skip to content

Clarividencia

julio 3, 2007

Algunas personas demuestran capacidades premonitorias realmente sorprendentes. En ocasiones es azar, pero el azar parece “doblarse” a su favor. Ocurre demasiadas veces o con insólita precisión. Personas, se dice que intuitivas, a las que algunos atribuyen algún tipo de facultad extraordinaria. Por supuesto, no me estoy refiriendo a toda esa masa de impostores que negocian con las inseguridades de, sorprendentemente, muchos incautos o, tristemente, necesitados de atención, ávidos hasta de sucedáneos de ficticia empatía. Esas actividades no son honradas y las administraciones públicas deberían proteger de parásitos semejantes a tantas personas, sin duda vulnerables. No me refiero a los farsantes que hacen de la farsa su modo de vida, acumulando el oro al tiempo que manosean vidas emocionalmente deficitarias o tan ingenuas. Pienso en personas que demuestran habilidades clarividentes de forma natural, en la cotidianidad, en especial con los más cercanos. Se me antojan personas dominadas por un componente intuitivo en el procesamiento de la información sensorial. En las que procesos lógicos se agolpan a nivel inconsciente allí en lo profundo, la agmídala, el sistema límbico, o donde sea que encuentren cobijo. Procesos que sólo en los caracteres más analíticos son conscientes sin un aprendizaje previo, dejando esos recónditos lugares para marearse en circunvoluciones corticales. Gentes intuitivas que “sueñan” despiertas y en las que únicamente conclusiones terminan por emerger, como icebergs en mares profundos, a un nivel consciente. Dado que, casi repentinamente, parecen sustentarse sobre la nada, el fenómeno es interpretado por crédulos observadores como fantástico o incluso mágico. Paradójicamente, se trata de un procesamiento inconsciente, pero no irracional en el sentido de ilógico, de una variedad de fuentes de información que tampoco se explicitan. El tono de la voz, un atisbo de ictericia, una reacción particular a una determinada interpelación, ya sean parpadeos, la desviación refleja de la mirada, incluso la orientación de la misma, dedos retorcidos…, son sólo algunos ejemplos de una ingente diversidad de modos de comunicación interpersonal no verbal. Algunas personas, sin pretenderlo, se muestran expertas en el desciframiento de este lenguaje. Es un conocimiento que viene dado por la experiencia de una vida que se desploma desde siempre con la persistencia del rocío sobre una sensibilidad especial. No han estudiado estos asuntos, a menudo ni siquiera han estudiado otros. Personas liberadas de estudios que funcionan como estrechos corsés canalizando, priorizando, y así empobreciendo, nuestra forma de percibir el mundo. Contaminando este tipo de capacidades que calificarías de primitivas.

Anuncios

From → 06. Seísmos

One Comment
  1. MONTSE VACAS permalink

    HOLA SOLO PUEDO DECIR QUE SENACE Y SE LLEVA EN SILENCIO POR MIEDO A PERDER EL JUICIO . Y CRACIAS A MI TRAVAJO PUEDO A LLUDAR Y MECUESTA AVECES DECIR ALGO DESPUES DE TANTOS AÑOS .VEO Y ABLO CON SERES QUE SIGEN ATRAPADOS Y ES MUY DURO Y AVECES SEGUN QUE PERSONAS NO PUEDES DECIR NADA .SIENPRE QUE VIENE AVERME UN SER DE LUZ TIENE QUE CONTESTAR TRES PREGUNTAS REFERENTE AL TEMA QUE YO PUEDA PRE GUNTAR A LA OTRA PERSONA Y SIENPRE ES POSITVO . UN SALUDO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s