Skip to content

Arañas

julio 11, 2007

Para ciertos pueblos vietnamitas el alma del hombre ordinario se manifiesta como una araña. Las gentes se cuidan de no matarlas, pues eso podría causarle la muerte a personas anónimas que en ese momento están sumidas en el sueño. En Siberia y otros pueblos de Asia central la araña también representa el alma liberada del cuerpo. Una araña teje el barco que lleva las almas de los muertos al infierno, según los muisca colombianos. Para los aztecas, la araña era el signo del dios del infierno. En esas películas de terror en las que se observa que una araña sale de la boca de una calavera, es el alma del muerto quien abandona el lugar para hilvanar la venganza en un oscuro rincón. Diferentes pueblos del mundo, desde el África occidental hasta Oceanía, pasando por la India, tienen a la araña por un demiurgo originario, el primer ser de cuya sustancia a surgido todo lo que existe para el hombre, a modo de tela, con urdimbre y trama. La araña tejedora de la frágil realidad. Para los griegos, sin embargo, la araña es el demiurgo castigado por compararse a lo dioses. Los musulmanes identifican a las arañas negras como algo negativo, a veces con el mal de ojo. Sin embargo, tienen prohibido por el Corán matar a las arañas blancas. Además de como alma libre, la araña como símbolo de la adivinación es una constante en la mitología de muchos pueblos tan diferentes. En el Camerún, un adivino coloca ciertos objetos en la entrada de la cueva de una araña enorme. Durante la noche, la araña saldrá para alimentarse y revolverá los objetos dejando tras de sí un código que el adivino descifrará de acuerdo con las inquietudes del poblado. Los Incas tenían por un mal augurio que las patas de una araña adivinadora, que guardaban en una vasija oculta, se encontrasen completamente estiradas cuando era descubierta. Para los bambara de Mali, la araña denota un estado intuitivo especial sólo alcanzado por algunos iniciados. Según el Corán, la araña simboliza a quienes se alejan de Dios guardándose entonces en la casa más frágil. También en la Biblia el malvado se construye una casa de araña. Para aquellos pueblos vietnamitas el alma del hombre excepcional se manifiesta no como una araña, sino como una luciérnaga.

Anuncios

From → 10. Diezmito

5 comentarios
  1. Pues cada vez quedan menos hombres excepcionales, hace mucho tiempo que no veo una luciérnaga, excepto esta, claro está.

  2. luciernagas permalink

    Amigo Lughnasad, ignoro si tienes un bonito invertebrado sobre la mesa o si estás tratando de ligar conmigo, mas suele ocurrir que lo semejante reconoce a lo semejante.

  3. Jocelyn permalink

    Comparto la opinión de Lughnasad, esta es la primera luciérnaga que veo desde hace muchísimo tiempo. Y con razón.

  4. Amatulquddus permalink

    Luciérnagas. Uno de mis insectos favoritos. Fuegos fatuos en la oscuridad de la noche. Parte de la belleza de la creación de Allah en forma de luz pura y enamorada que luce con la esperanza de continuar su especie. Durante el mes de junio y julio, en los bosques de la provincia de Cáceres, se ven muchas. Las noches se convierten en salones de baile de esas pequeñas haditas iluminadas por su Señor. Merece la pena contemplarlas.

  5. Debo rectificar lo dicho hace más de un año, pues este verano he visto varias, preciosas tal como las describe Amatulquddus.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s