Skip to content

Inteligencia general

julio 13, 2007

No hace mucho destacaba la importancia de considerar un componente emocional para una mejor comprensión del “complejo prisma que es la inteligencia”. Pues bien, el prisma se me cayó de las manos y se hizo añicos. El componente emocional no es más que otra precisión que incorporamos en nuestra definición particular de lo que debe ser la inteligencia. En aquel momento, admití de manera provisional que la inteligencia fuera algo que miden los tests de inteligencia para inmediatamente después, preguntarme qué significaba exactamente dicha expresión. Sin embargo, rápidamente aborde el tema de la emotividad y no clarifiqué lo suficiente algo que me parece fundamental. Afirmo que la inteligencia es una entelequia, que no existe como propiedad real. Decir que la inteligencia es lo que miden los tests de inteligencia significa que la inteligencia es aquello que creemos que debe ser la inteligencia. Pero nuestras creencias, prejuicios, ideas…, no son nada objetivo que tenga una existencia en nuestro cerebro o, por ejemplo, una determinada heredabilidad. Ellas son el producto de nuestra cultura, al igual que lo es nuestro juicio sobre la inteligencia. La inteligencia general es un parámetro obtenido mediante un procedimiento matemático que trata de condensar en un valor individual el resultado obtenido en una serie de cuestiones que fueron diseñadas para ajustarse a una idea previa de lo que es la inteligencia. Idea que, de manera especial, albergan psicólogos, médicos, educadores…, gentes que ocupan una posición preponderante dentro de una sociedad particular, la cual aspira a la predicción de ciertas variables consideradas recomendables (aquellas que definen lo que se entiende por éxito social, tales como el ganar dinero, poder o popularidad). En primer lugar, se definen personas que, de acuerdo con la cultura del momento, son consideradas inteligentes. A continuación, esa misma cultura diseña un test que se adapte a tales prejuicios sociales, permita integrar la información en un único valor y posibilite la clasificación de cada persona en un sistema jerárquico de acuerdo con ellos. Finalmente, y esto puede ser peligroso, se utiliza esa clasificación en el funcionamiento social. La inteligencia es una construcción mental históricamente contingente, y parece ser que lo que toca a nuestro tiempo es rediseñar los tests de inteligencia para incorporar un componente emocional.

Anuncios

From → 06. Seísmos

One Comment
  1. En una sociedad evolucionada emocionalmente, simplemente desaparecerían estos test, origen de odiosas comparaciones, traumas que algunos arrastrarán toda su vida, y ataques de vanidad injustificada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s