Skip to content

Heredabilidad

julio 23, 2007

Se trata de un concepto genético sutil muchas veces mal interpretado incluso por biólogos profesionales. Los divulgadores científicos, particularmente aquellos que buscan implicaciones de la psicología evolutiva, la sociobiología; en general, aquellos interesados en la base genética de rasgos complejos, con frecuencia no comprenden lo poco informativo que puede llegar a ser cualquier valor estimado como heredabilidad. La heredabilidad es un valor que proporciona una idea acerca de cuánto se parece a sus progenitores una progenie concreta, en unas determinadas condiciones ambientales. Consiste en un número que pretende indicar la fracción de la variación observada en un rasgo que se debe a la variación genética de la población estudiada bajo determinadas circunstancias. La idea es lograr obtener una estimación del componente genético del rasgo en particular, para así poder predecir el éxito en su modificación en una población concreta, a través de un programa de selección artificial. Lo cierto es que el componente genético de un rasgo no siempre coincide con su componente heredable, pues existirá variación en el rasgo que se deba a diferencias genéticas epistáticas, esto es, debida a variación en la interacción entre múltiples genes, así como diferencias en la relación de dominancia entre diferentes alelos. De ahí que a veces se hable de heredabilidad en sentido estricto para referirse únicamente al componente aditivo de la variación, es decir, el grado en que la variación en el rasgo de interés se debe únicamente a los distintos genes que se transmiten desde los individuos parentales. Sin embargo, el poder predictivo de este valor es muy limitado, si es que tiene alguno. Para empezar, la heredabilidad en sentido estricto no es constante bajo selección. Tampoco es extrapolable, sino que es específica de una población particular que fue estudiada en unas determinadas condiciones ambientales. De hecho, la variación ambiental no tiene el mismo efecto sobre cada genotipo, luego existen diferencias en la interacción entre la composición genética de la población y la variación ambiental, que contribuirán a la variabilidad en el rasgo considerado. Además, algunos genotipos son más frecuentes en determinados ambientes. Este tipo de complejidades explica que la heredabilidad de un mismo rasgo pueda ser muy diferente para distintas poblaciones y que para una misma población pueda ser alta en unos ambientes, pero baja en otros. En realidad, la heredabilidad de una población en las circunstancias actuales no nos dice nada acerca del rasgo en el futuro, pues las circunstancias ambientales pueden cambiar radicalmente. Dicho de otro modo, el que un rasgo sea heredable al cien por cien no quiere decir que no pueda ser alterado por el ambiente. La heredabilidad tampoco nos dice nada sobre el grado en que las diferencias observadas para ese rasgo entre diferentes poblaciones se debe a diferencias genéticas. Resulta lamentable que tantas veces la ignorancia de esta pobreza informativa haya servido como plataforma para justificar una mayor pobreza intelectual en relación con prejuicios sociales.

Anuncios
Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s