Skip to content

La reproduction interdite

julio 24, 2007

Una egocéntrica interpretación del cuadro de Magritte: lo veo con el corazón y nada hay más cerca de él que el resto de mí. En primer lugar, me tengo por un misterio inagotable, que no se reduce a nada que tú puedas observar. Que no es reproducible por muy sofisticada que llegue a ser la tecnología de la clonación o el retrato artístico. Que mi naturaleza no sólo es misteriosa y singular, sino contradictoria y en permanente tensión, que es causa de un ávido movimiento de búsqueda. Tal y como habría dicho Walt Whitman, puede decirse que albergo multitudes. Sin embargo, lo que tú puedes llegar a ver es lo que veo yo también, aunque no es lo más fácil el acompañarme en esta búsqueda permanente y permanentemente insatisfactoria de uno mismo. Lo que tú y yo observamos de nosotros es una fracción relativamente poco interesante del inmenso horizonte que tenemos por delante. Nuestra lucha es por liberarnos de la limitación que nos condena a permanecer de espaldas a las profundidades del rostro fluctuante.

Quiero agradecer a Lughnasad su sugerencia de que esta explicación, así como el mostrar el cuadro con un detalle apreciable, podría ser interesante para otros.

magritte21.jpg

Anuncios

From → 13. Lo último

4 comentarios
  1. Agradecido yo, por mostrarnos un cuadro tan impactante. Y que conste que yo no he hecho nada.

  2. enrri permalink

    En mi modesta opinión, este cuadro representa la posmodernidad.
    Baudrillard, Deleuze, Dalí, Borges, etc.
    Todos ellos pintaron este cuadro.
    Fijaros: el espejo refleja el libro apoyado en la balda, pero no refleja al hombre. El espejo refleja objetos pero no logra reflejar la conciencia humana. Hay dos espejos realmente: el de Platón y el de Deleuze.

  3. luciernagas permalink

    Tu llamada de atención es muy interesante e invita a la reflexión. ¿Qué significa que el espejo refleje las cosas pero no la conciencia? Tal vez quiera señalar que la conciencia humana es insondable o incluso que no existe otra realidad más fundamental que la propia conciencia. No me tengo por posmoderno e intuyo que hay algo profundamente erróneo en el idealismo, aún así mantengo esta inquietante pintura como embajador luminiscente.

  4. luciernagas permalink

    Recientemente, he leído unas palabras de George Bernard Shaw que me hicieron recordar este cuadro. El hombre dijo algo así: “el espejo refleja el rostro y el arte la conciencia”. Magritte podría estar afirmando de manera paradójica esta intuición.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s