Skip to content

Los cerebros rosa y azul 2

agosto 1, 2007

En un post anterior destacaba una serie de observaciones referentes a diferencias anatómicas entre los cerebros de hombres y mujeres. A continuación, pasaba a decir que muchos científicos, hombres y mujeres, encuentran en estas diferencias la causa de distintas habilidades cognitivas, mostradas en una variedad de pruebas psicológicas. Ahora me gustaría añadir que este salto es un abismo, que merece ser pasto de la investigación científica, pero que hasta donde yo se no hay pruebas incontestables de nexo semejante. Quiero decir que las supuestas diferencias psicológicas podrían ser esencialmente una consecuencia de influencias de tipo social o educativo, como bien destacó mi amigo Lughnasad en aquella ocasión. Aunque al final me reía de tomarnos demasiado en serio las afirmaciones que nutrían el post, y que se referían precisamente a este tipo de diferencias, pasé por alto algo que me parece importante destacar ahora. En el fondo, podríamos estar ante otro caso de determinismo biológico, pero particularmente nocivo, ya que llegamos a reímos de él. A nadie le hace gracia escuchar afirmaciones pseudocentíficas que justifiquen la inferioridad de determinadas razas, y pocos cometerían la estupidez de mostrar públicamente sus prejuicios al respecto, pero aceptamos un sexismo que se pretende fundamentar en diferencias biológicas como algo natural, incluso jocoso, y son muchos los que, como yo, escriben sobre ellas de manera aparentemente acrítica. Es curioso que buena parte de la literatura que se refiere al supuesto fundamento genético de las diferencias en las capacidades cognitivas de hombres y mujeres, proceda de feministas. Esto hace al sexismo biológico todavía más peligroso. Permitidme subsanar mi error afirmando que, aun admitiendo las diferencias tanto anatómicas como psicológicas entre mujeres y hombres, de ello no se deduce necesariamente que las últimas estén causadas por las primeras. De esta relación de causalidad no hay en mi conocimiento la más mínima prueba, aunque sí muchas especulaciones. Creo que es importante destacar esto, habida cuenta de que la sociedad que nos toca vivir es indudablemente machista.

Anuncios

From → 06. Seísmos

9 comentarios
  1. anonimo permalink

    Decir que las diferencias psicológicas entre hombres y mujeres se deben esencialmente a influencias de tipo social o educativo sinceramente me parece una opinión vertida bastante a la ligera.

    De esto podríamos deducir que las distintas estructuras, organizaciones y funcionamientos de las diferentes áreas cerebrales no afectarían a las capacidades y por tanto al comportamiento del individuo y este simplemente estaría condicionado por su entorno.

    También tendríamos que pasar por alto todas las interacciones entre las distintas hormonas de hombres y mujeres y sus cerebros, nos da igual la química y por tanto funcionamiento del cerebro, el entorno es omnipotente.

    Por ejemplo, esto implicaría que la mayor densidad neuronal del hemisferio izquierdo en las mujeres en áreas que controlan el lenguaje no se reflejaría en la manera en que estas lo procesan (las neuronas simplemente estarían de mas, haciendo bulto) y por tanto en como lo interpretan y afecta eso a su comportamiento.

  2. luciernagas permalink

    Es verdad que afirmar que las supuestas diferencias psicológicas entre hombres y mujeres se deben principalmente a causas ambientales es una afirmación sin otro fundamento que la observación evidente de que nuestras sociedades tratan de manera diferente a ambos sexos. Así mismo, el afirmar lo contrario se basa en observaciones, en este caso anatómicas. Sin embargo, no existen datos empíricos que establezcan una relación de causalidad entre tales diferencias, por ejemplo una mayor lateralización en el hombre o un cerebro en relación con la talla corporal algo mayor en las mujeres (observaciones todavía controvertidas), y las diferencias en habilidades cognitivas. Por supuesto que hombres y mujeres son diferentes, pero afirmar que las mujeres tienen una mayor aptitud verbal debido a “la mayor densidad neuronal en el hemisferio izquierdo… en áreas que controlan el lenguaje” es confundir observaciones con causas. Lo peor no es la confusión, sino su uso como una suerte de justificación científica para nuestros prejuicios.

  3. Como también me doy por aludido pues hay va mi respuesta.
    En el origen de esta entrada hacía un comentario de que algunas diferencias podían ser ambientales, y otras genéticas por lo que queda claro que no afirmo que sólo las diferencias ambientales pueden promover esas diferencias.
    Es más, también es posible que muchas diferencias sean simplemente hormonales y que afecten directamente al cerebro, sin que éste tenga que mantener estrucuturas diferenciadas.
    Sin ser un experto en el tema creo que queda mucho por descubrir de ese maravilloso órgano que el cerebro.

  4. anonimo permalink

    En relación a tu comentario “no existen datos empíricos que establezcan una relación de causalidad entre tales diferencias”, como muestra un botón (un poco largo, pero interesante) :

    http://www.disforiadegenero.org/modules.php?name=News&file=print&sid=347

    Aúnque la muestra es pequeña las conclusiones parecen reveladoras

  5. luciernagas permalink

    Aquí hay varias posibilidades de error. Admitiendo que existen diferencias psicológicas entre hombres y mujeres, el afirmar que están influenciadas por causas ambientales y genéticas es decir muy poco. Es como decir que la calidad de un plato depende del cocinero y de los ingredientes. Si también admitimos que existen diferencias anatómicas a nivel cerebral, seguramente detectemos una correlación. Ahora bien, deducir de ello una relación de causalidad es, simplemente, falaz. Si la gente que fuma puros suele vestir de una manera más clásica que los demás, por una cuestión de edad, por ejemplo, podríamos detectar una correlación entre el cáncer de pulmón y el uso de corbata, pero a nadie se le ocurriría pensar que este gracioso colgajo causa la fatal enfermedad. Por otro lado, está la cuestión de “las áreas que controlan el lenguaje” y la “densidad neuronal”. Lo cierto es que se sabe poco acerca de la actividad cerebral relacionada con el lenguaje y, siendo cierto que algunas áreas concretas, tales como el área de Wernicke, parecen estar relacionadas, los circuitos involucrados en este tipo de actividades complejas se extienden por la mayor parte del cerebro. Por ejemplo, los neurólogos han demostrado que las zonas del cerebro “encendidas” durante el uso de un segundo idioma son diferentes, creo recordar que incluso en gemelos monocigóticos, según se haya aprendido el idioma durante la infancia o tiempo después. Por supuesto, está la cuestión de la plasticidad del cerebro. Ciertamente, no hay razón para pensar que una mayor densidad de neuronas en un área particular relacionada con el lenguaje no esté “haciendo bulto”. Esto es una hipótesis que habría que comprobar, especialmente en el caso del cerebro donde lo realmente importante no es la cantidad sino la calidad, el número y disposición de interconexiones. Y esto no sólo es variable a lo largo de la vida de un individuo sino que está críticamente influenciado por la experiencia, y así por el entorno.

  6. luciernagas permalink

    Ooops!, cuando “lancé” mi comentario anterior no había visto el link que amablemente pones a mi disposición. Nada hay en el artículo al que te refieres que demuestre que una diferencia estructural en el cerebro de hombres y mujeres es la responsable de que ambos sexos tengan unas capacidades cognitivas diferentes, por ejemplo una diferente habilidad verbal o matemática. En este caso, sacar a colación las bases fisiológicas de la transexualidad me parece, como dijo aquel sabio, mezclar truchas con merinas.

  7. anonimo permalink

    Me parece que el sabio realmente dijo churras y merinas, lo de truchas y merinas creo que fué el primo del sabio. Felicidades por tus 100 post, sigue así.

  8. luciernagas permalink

    Tienes razón, quien habló de truchas no fue un sabio en absoluto, sino uno de esos personajillos televisivos entronizados por la mediocridad. Gracias por tu apoyo.

  9. FIDERT permalink

    TENGO UN GUSANO QUE CAFE Y LE BRILLA LA CABESA Y TIENE UNOS PUNTOS BRILLOSOS EN EL CUERPO QUE GUSANO O LARVA ES? ME PODRIAN DECIR?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s