Skip to content

qwerty

agosto 7, 2007

Con toda probabilidad estarás sentado frente un teclado qwerty. Se trata de una disposición de las letras muy particular que, lejos de ser aleatoria, resulta explícitamente maliciosa. De hecho, fueron exquisitamente ordenadas con la finalidad de ralentizar la escritura. Con perversidad y alevosía se nos impuso un orden que es un verdadero coñazo. Un teclado que hay que memorizar y usar con ocho dedos para escribir relativamente rápido, y aún así resulta claramente ineficaz en relación con otras ordenaciones posibles. Las letras más utilizadas se encuentran dispersas, algunas son destinadas al lado izquierdo y otras se reservan para ser pulsadas por dedos débiles. ¡Si es que la A hay que espachurrarla con el meñique izquierdo!, un dedo ridículo, el primero que un yakuza de bien no duda en amputar, un dedo que no se usa ni para explorar los más tupidos conductos olfativos. Es evidente que cualquiera podría haber discurrido una mejor disposición para las letras, una que permitiese la escritura más eficaz, ¡joder! una amable. Entonces, ¿por qué todas las máquinas de escribir, ordenadores y lo que esté por venir, tienen el mismo aspecto desaliñado? El escritor italiano Carlo Cipolla se refiere a los estúpidos como aquellos especímenes, abundantes e incansables como las flores en primavera, que en su afán por intervenir no logran más que dañarse a sí mismos al tiempo que a los demás. ¿Acaso proponer un teclado así no es una idea estúpida? Todo lo que creo saber sobre el teclado qwerty procede de la lectura de un breve ensayo de Stephen Jay Gould, en el que establece una interesante analogía evolutiva, y de una, todavía más breve, referencia de Jared Diamond en un libro ganador; pero lo que deseo compartir aquí es tan sólo una explicación y un conocimiento miserable. La disposición de la discordia se diseñó en 1873 porque las primeras máquinas de escribir se atascaban con frecuencia cuando las teclas se pulsaban con rapidez. Entonces era necesario disponer las letras de tal forma que se limitase al máximo la posibilidad de atoramiento de las teclas. Sin embargo, qwerty sobrevivió debido a intereses económicos. Para cuando la tecnología había avanzado lo suficiente como para justificar un teclado más eficaz, lo cual ya ocurrió a principios de los años treinta, los grandes fabricantes, en nombre de sus generosos bolsillos, ya habían tomado la decisión. Durante más de setenta años fabricantes, vendedores y profesores se han opuesto a cualquier iniciativa dirigida hacia la consecución de un teclado más eficiente y cómodo para cualquier usuario que presuma de poseer todos los dígitos, incluida la mierdita siniestra. Así quedan dichas la explicación y la miseria.

Anuncios
7 comentarios
  1. Jocelyn permalink

    Pero también salió el teclado Dvorak, patentado por August Dvorak en 1.936, el cual tenía otra distribución de las letras. Realizaron los respectivos estudios y descubrieron que la rapidez de ambos que se conseguía al tipear era la misma. Pero era más efectivo el teclado Qwerty. Por eso dicen que si has aprendido a mecanografiar sobre un teclado Qwerty, el costo de reestrenarse para hacerlo con un teclado Dvorak (aunque modesto) no vale la pena.

  2. luciernagas permalink

    Creo recordar que se difundió alguna competición con un teclado alternativo en la que salió vencedor qwerty, y eso tuvo mucho que ver en su hegemonía posterior, pero las condiciones en las que se produjo la comparación fueron claramente injustas. Por ejemplo, en la competición más conocida, la usuaria de qwerty, una célebre profesora de mecanografía, había memorizado el teclado y escribía con ocho dedos, mientras que su competidor lo hacía con cuatro y debía buscar las teclas. A pesar de su apabullante victoria no pasó mucho tiempo en ser reconocida la ineficiencia de qwerty.

  3. anonimo permalink

    Hola luciernaga, puesto que te veo muy indignado ante la obligación/imposición de usar qwerty y ante mi temor a que sufras una dislocación en tu tan poco apreciado meñique izquierdo, tengo el placer de comunicarte que tienes la posibilidad de convertirte en uno de los pocos pero extrafalarios personajes que toma la transcendental decisión de cambiar de teclado y pasarte al Dvorak. A continuación te indico los pasos a seguir:

    1º.- Te descargar el siguiente fichero: http://djelibeibi.unex.es/dvorak/dvorak-es-win.zip, lo descomprimes y lo instalas.

    2.- Como supongo que utilizarás windows XP, vas a “panel de control” – “Configuración regional y de idioma” – “Idiomas” – “Detalles…” – “Agregar…” y en teclado IME seleccionas “Español(dvorak)”

    3º(y mas doloroso).- Con la ayuda de un destornillador/cuchillo extraes todas las teclas alfanuméricas de tu teclado, y las vuelves a encajar como se muestra en el siguiente enlace (en pdf): http://djelibeibi.unex.es/dvorak/dvorak-es.pdf

    4º(y mas satisfactorio).- Ya puedes presumir de tu flamante teclado dvorak.

    Si te animas ya me contarás!!!

  4. anonimo permalink

    Fé de ratas: extrafalarios –> estrafalarios

  5. Jocelyn permalink

    Ineficiencia? si es así, ¿por qué el 80% usa teclados Qwerty? Ah! y otra cosa… ¿qué teclado usas, Luciérnagas? Con eso deduciríamos todo.

  6. luciernagas permalink

    Mi estimado anónimo, no hay duda de que me sobrevaloras. Te agradezco la información, pero me temo que no seré yo uno de esos valientes que se acercan al teclado con un cuchillo entre los dientes. Espero no decepcionarte si te digo que me arriesgaré a la enana dislocación, a pesar de seguir señalando con el índice. Jocelyn, mi teclado es qwerty, como casi todos; quizás eso te sirva para deducir que soy de un atractivo irresistible, o quizás no. Supongo que uno podría seguir los consejos de anónimo, y tal vez ganar una mayor eficiencia en la escritura individual (o un cabreo de la hostia), pero la miseria persistiría, pues encuentra fácil acomodo en el corazón humano.

  7. Jocelyn permalink

    Como dije anteriormente, no valdría la pena hacer todo eso. Tu meñique estará bien.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s