Skip to content

El beso del asesino

agosto 8, 2007

Una de las primeras películas del maestro Kubrick, “El beso del asesino”, resulta inquietante, mas no lo es tanto por la historia, más bien simplona, ni siquiera por cómo está contada. Aquí no hay giros inesperados o sorpresas que le dejan a uno boquiabierto, pero las bocas se me antojan importantes. La chica de la película tiene un gesto en su expresión que me desconcierta desde el primer momento. Parece incapaz de evitarlo y uno no llega a saber si es que forma parte de la interpretación o no, porque es general y se presenta reflejo, como causado para aliviar la tensión de una presencia próxima. Es sospechosamente atractiva y no quiero confiar en ella porque siento que me obliga a confiar, que no se trata de una elección libre y personal, pues muestra una fuente de confusión. El esbozo de sonrisa, la insinuación de un pensamiento oculto de goce personal, que aparece en toda situación cómplice, por dramática que sea, es tan ambiguo como la actitud finalmente desvelada por esta superviviente. En mi opinión, el beso del asesino es inquietante por todo lo que no cuenta. (***)

Modificado de un comentario romoniano previamente publicado en Filmaffinity

Anuncios
Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s