Skip to content

¿Cuántos llevas?, corazón

septiembre 9, 2007

Un corazón late hasta mil quinientos millones de veces a lo largo de la vida. No importa a quien pertenezca, si es un corazón enamorado o fue hecho pedazos en el pasado por un infiel cirujano. Ni siquiera importa la especie, mientras sólo nos refiramos a ese tipo de gusano, porque el corazón de un bicho peludo cualquiera latirá aproximadamente el mismo número de veces. Es cierto que el de un ratón baila a un ritmo más acelerado que el del ser humano, gigante o enano, incluso sumergido en el momento álgido del amor, donde a los desbocados les pierden las bocas y funden y confunden no sólo corazones. Y es que no hay pasión humana que desate los quinientos latidos por minuto que sufre Pérez cada vez que intenta apoderarse del lácteo incisivo del más atento desdentado. La bomba diminuta del roedor late tan rápido porque su tasa metabólica es elevada. El animal tiene un pequeño volumen en relación con su superficie, de ahí que pierda calor rápidamente. Esto hace que deba obtener energía con celeridad atiborrándose de queso Emmental, o se verá abocado al más natural de los destinos, el más desordenado, el menos interesante, la muerte. Se equivocan quienes afirman la frialdad o la ausencia de vida de los espacios exquisitamente ordenados, impersonales. Sabiondos semejantes tendrían que haber visto mi habitación, exponente magnífico del estado de máxima entropía, si bien no huele a muerto, todavía. Tan rápido golpea el corazón murino que pronto abandonará el ring entre aplausos, ya que un metabolismo más acelerado supone una vida más breve. El elefante, que apenas altera su ritmo cardíaco de veintiocho latidos por minuto a la vista del generoso trasero de su pareja, que come con parsimonia y la burocracia se la trae floja, administra desde su paraíso fiscal sus mil quinientos millones de crédito sin perder los nervios, y encuentra absurdo el inquietarse por un queso repleto de nada.

Anuncios
2 comentarios
  1. Es interesante esa reflexión sobre el número de latidos, pero como tantas veces, el hombre (por humanidad) escapa un poco de esa regla y su corazón es capaz de soportar muchos más latidos. Poniendo datos medios: 70 pulsaciones por minuto, 75 años de edad, etc, el corazón de un hombre late casi dos veces más que esa regla. Aunque a algunos debería latirles menos veces por cabrones, y a otros le sobran latidos por llevar vidas que sus corazones no son capaces de soportar o simplemente no las quieren vivir.

  2. luciernagas permalink

    Que en esto el ser humano sea excepcional tiene sentido. También la evolución cultural ha terminado por hacernos más longevos que nunca, y estirar los límites impuestos por la fisiología más allá de lo imaginable hasta hace tan sólo unos siglos. Teniendo en cuenta lo dicho, y suponiendo una media de 70 pulsaciones por minuto me salen alrededor de 40 años. Es evidente que el hombre puede vivir más del doble, así que lo de bicho peludo cualquiera no le incluye por muy osito que parezca.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s