Skip to content

Promesas del este

octubre 10, 2007

La última película de David Cronenberg, autor de un clásico como “Videodrome”, es para mí su mejor trabajo. Una historia dentro del contexto de las mafias rusas en el Londres de nuestro tiempo, que casi sería vulgar, aunque magistralmente protagonizada por Viggo Mortensen, sino tuviese la inconfundible impronta de su director. Este autor tiene un talento especial, una agudeza psicológica poco común que lo hace tan inquietante como reconocible. Es una película explícita, oscura, sin embargo más cerca del “El padrino” que de “Uno de los nuestros”, aun siendo inferior a cualquiera de los dos. Una obra con rostros reveladores de una tensión que les deforma la sonrisa. Durante buena parte de la historia asistes a la exhibición de un interior cruel y atormentado por su propia conciencia, como lo fue el de William Munny, decidido a proceder “Sin perdón”. Luego se produce un punto de inflexión que te hará replantearte lo que hayas visto hasta entonces. Con todo, no logras sacudirte de encima la incertidumbre moral que acompaña a Nikolai. Tal y como ya hiciera en “Una historia de violencia”, Cronenberg pone de manifiesto una naturaleza humana contradictoria cuya tersura es la de la piel cenicienta adherida al cadáver. Ambigüedad que llevará hasta las últimas consecuencias y hasta las últimas secuencias, una vez destronado el rey. (***)

Anuncios
Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s