Skip to content

El silencio

octubre 16, 2007

Resulta irónico que un albañil de la redacción, no por modestia y menos aún por su capacidad de sacrificio, sino por ser forjador de ladrillos, que hace tragar mientras se ríe de su propia vanidad, que en su majestad es un vicio. Autor al que asustarían los puntos y aparte, si fuese capaz de verlos en aquello que pretende menos llegar a ser arte, que contribuir a asearte. Que se refiere a tantas cosas que cree saber, como que no sabe, mas sabe que a veces ni cree, lo cual es más grave. Tan aficionado a la palabrería que corre el riesgo del charlatán, que vive todas las novelas y de saberlas todas hace alarde, pero que no vive ninguna vida por cobarde. ¿Qué clase de saber? ¿Acaso para él no es ya tarde? Resulta irónico, digo, que un tipo así, suspendido en la vida, aprobado en el suspenso, colgado de una viga, con los ojos entornados, la lengua azulada, el cuello extenso y los labios sellados, nos salga ahora con la nobleza del silencio, el muy villano. En el arte de callar dice el abate Dinouart, que el silencio es dominio de sí y de los demás. Que sólo se ha de dejar de callar cuando se tiene algo más valioso que decir que el silencio. Que cuanto mayor sea nuestro deseo de decir algo, más recomendable es que nos lo digamos primero a nosotros mismos. Que procedamos con prudencia, pues sin paciencia arrasamos, y es que deseo semejante suele ser motivo suficiente para callar. Que retengamos muchos pensamientos, que permitamos al silencio hablar. Que no disfracemos ninguno, que no traicionemos ninguno, que seamos honrados en nuestro ayuno. Y agrego yo, ¡aceptemos el regalo del honor!, que se pueden ocultar verdades sin cubrirlas de falsedades. Que ocultarlas con silencio a menudo es revelarlas con generosidad, que demasiadas palabras solo son vanidad. Resulta irónico, es verdad, que un albañil de la redacción, no por modestia y menos aún por su capacidad de sacrificio, sino por ser forjador de ladrillos, nos venga a dar lecciones de humildad, que en su majestad es un vicio… Sshh!, silencio.

Anuncios
Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s