Skip to content

Once

octubre 22, 2007

El célebre charlatán Uri Geller interpretó la tragedia del 11 de septiembre según las supuestas propiedades mágicas del número 11, “una puerta de entrada hacia los misterios del más allá”. Para ilustrar esta fantasía destacó algunas coincidencias sorprendentes que paso a relatarles a continuación. La fecha del atentado es el 11/9 y 1+1+9 = 11. El 11 de septiembre es el día número 254 del año y 2+5+4 = 11. En aquel 11 de septiembre, al año le restaban 111 días para terminar. El prefijo telefónico de Irak es 119 y, de nuevo, 1+1+9 = 11. El primer vuelo que impactó con las torres gemelas era el vuelo 11 de American Aerlines (AA). Dado que la A es la primera letra del alfabeto se puede identificar a la compañía como 11. Ese avión llevaba 92 personas a bordo y 9+2 = 11. El segundo vuelo tenía 65 pasajeros y 6+5 = 11. El Estado de Nueva York fue el 11º en sumarse a la Unión. El número de letras que contiene New York City y “The Pentagon” son 11, las mismas que los nombres Mohamed Atta, el terrorista que pilotaba uno de los aviones y George W. Bush, el terrorista que posteriormente invadirá Irak. Once letras también tiene el nombre Ramzi Yousef, el hombre que organizó el atentado de 1993 contra el World Trade Center. Si se considera que el cero es nada y, por consiguiente, no es una cifra, sino ausencia de cifra, entonces los edificios tenían 11 pisos y, puesto que los secuestradores vivían en la dirección 10.001, obtendríamos de nuevo el 11. Finalmente, el número de identificación del buque de la Armada Americana que estaba en el Golfo Pérsico durante el atentado es 65N y 6+5 = 11. Podríamos continuar abriendo puertas al más allá de manera casi indefinida, dependiendo del aprecio que dediquemos a nuestro tiempo. Esto se debe a la existencia de una infinidad de sucesos, vagamente o no, relacionados con el 11S expresables de forma numérica. Después realizaríamos la selección conveniente, aquella que represente la coincidencia mágica. Sin embargo, cuando se tienen en cuenta las leyes de los grandes números la probabilidad de tales coincidencias es mucho mayor de lo que podría parecer a primera vista. El presentarlos todos juntos dará la impresión de una confluencia casi milagrosa, evidencia racional de la capacidad clarividente del avispado profeta, mas no me resisto a recordarles que 11 es también la organización nacional de los que no ven.

Anuncios
3 comentarios
  1. Estos magufos buscando siempre once pies al gato, cómo les gustan las serendipias. Todavía recuerdo una parodia del Gran Wyoming en relación a la Serendipia con mayúsculas, la de Linclon y Kennedy.
    Te pongo la dirección por que es muy bueno (aunque creo que ya lo viste)

  2. Jocelyn permalink

    Este post me recordó mucho a Lost y me hizo pensar en algo que confirmé hace varios días… con la matemática se puede resolver lo que sea, cualquier tipo de problema no necesariamente matemático.. es impresionante.

  3. Lo que resulta incomprensible, es que a estas alturas todavía haya tanta gente que preste algún tipo de atención a este tipo de charlatanes. En especial a este, rancio, desenmascarado y puesto en evidencia en más de una ocasión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s