Skip to content

Irónica apología del ego

noviembre 23, 2007

ego.jpg

Es un nudo en la conciencia que dificulta su fluir, como haría un rosario pasando a través de un tubo, un túnel que es la vida. Cada vez que debe pasar una cuenta, un pequeño yo, hay resistencia, hay dolor. Para evitar el dolor habría que desenredar cada nudo, cada ego, o bien morir, que es dejar el túnel. Entramos en el túnel durante el parto y lo hacemos con llantos. Entonces parecemos el Rosario de la Aurora. Mediante unos cachetes un desconocido nos enseña la primera lección, lo que significa el dolor. El sufrimiento no nos abandonará ya más, de acuerdo con el conveniente engorde de nuestro ego que llevaremos a cabo escrupulosamente. El inevitable resultado de la gula que caracterizará la travesía será un puñado de heces apestando a vanidad. La vida es sufrimiento, una obstrucción intestinal tan grave como llegue a ser el volumen de desechos que hayamos generado. Extraño estreñimiento. Para eliminar el dolor habría que llevar a cabo una tarea laxante, simplificadora, la desintegración del nudo que llevase a una identificación con el resto del hilo. Desenredar la cuerda que todo lo une. Una dilución del sólido maloliente. Romper una burbuja en la profundidad, permitir descansar a la ola serenamente en el mar. Lo que la mantiene en altura, lo que la diferencia, es la tempestad, la agitación, el sufrimiento. No hay ego sin sufrimiento y sin ego no hay sufrimiento, sino calma, infinidad, el Yo verdadero. Pero he aquí que este Yo es nada. Sólo puede conocerse trascendiendo al ego, a través del ego. El ego es fuerte porque es libre. Sin él no hay camino posible hacia al Yo. El ego es la oportunidad, sin ella no hay nada más que nada. El ego no sólo existe sino que es esencial para dar sentido a la vida. El túnel, la vida, sólo cobra sentido si se la siente. Sin nudos en la cuerda el túnel deja de existir, no se le percibe. Si hay mierda es porque hubo banquete, pero sin banquete la vida es una mierda.

Anuncios

From → 13. Lo último

9 comentarios
  1. Hombre, Romo, no hablarás en serio cuando dices que la vida es sufrimiento, ¿verdad?. Habrá exactamente tanto placer como sufrimiento. Conociendo esto uno puede ajustar su dosis, o, como ya he dicho en otra parte, invertir en sufrimiento y cosechar bendiciones (no me malinterpretes, no hablo de autoflagelarse ni nada por el estilo, me refiero a esforzarse en nuestras obligaciones, trabajar duro, no concederse todo tipo de placeres sin criterio…) Como dijo aquel, la moderación es fuente de duradera satisfacción. El universo es porque es en equilibrio, un equilibrio dinámico, claro, con oscilaciones a un lado y otro de la línea central. Somos libres de ajustar la amplitud de onda de estas oscilaciones.
    Muerto el ego, aparece como dices la nada, pero esta nada no está vacía (lo estaría en una existencia estática, lo que no es el caso), sino que contiene la potencialidad inmediata de todo lo que es. La muerte del ego no impide sentir la vida, es el ego el que limita esta facultad.
    Por favor, sin usar las palabras, escuchate con sinceridad, averigua lo que es realmente el ego que llevas puesto, y adquiere la verdadera libertad de subirte o bajarte de él según las circunstancias lo requieran.

  2. luciernagas permalink

    Pienso que podría llegar a compartir lo que dices acerca del equilibrio si viviésemos en un mundo justo, pero lo cierto es que no puede estar más “desequilibrado”. Así por ejemplo, el norte perdió definitivamente el norte al olvidar al sur. A veces pienso que la vida es sufrimiento porque forma parte de nuestra naturaleza el desear, pero, al mismo tiempo, la vida merece la pena vivirse si podemos obtener algún placer en la satisfacción de nuestro deseo. Estoy de acuerdo contigo en que la vida feliz residiría en un punto de equilibrio, pero eso es válido en un mundo justo. Por desgracia, no todo el mundo obtiene lo que se merece, ni puede ejercer libremente de equilibrista en su propia vida. El mundo está lleno de inocentes que sufren lo que nuestros egos obesos son incapaces de imaginar. Iamato, si me instalo en mi ego me siento limitado y sufro por ello, pero si me bajo de él sufro el dolor de quien jamás conoceré. Y, sin embargo, celebro la vida y la reclamo para todos.

  3. Justicia/injusticia.
    Inocente/culpable.
    Recuerda que todo equilibrio es dinámico, si bloqueas tu mirada en un momento concreto, seguramente la balanza estará inclinada a uno u otro lado.
    En la unidad, todo se resuelve.

  4. luciernagas permalink

    Incluso admitiendo un balance cero en la unidad, un equilibrio desde la perspectiva global, y que esto fuese no sólo deseable sino inevitable, no hay motivo para la resignación. El equilibrio global también se consigue con la suma de individuos equilibrados, pero aquí radica el meollo de la cuestión, pues no todos están en disposición de introducir equilibrio en sus vidas. Los miles de niños que mueren cada día no tienen esa oportunidad, M no tuvo esa oportunidad ni tampoco sus víctimas. Aunque el balance cero fuese una propiedad de este mundo y una propiedad del mejor de los mundos posibles, de ello no se deriva que vivamos en el mejor de los mundos posibles y mucho menos que vivamos en el único mundo posible. Una mirada desbloqueda es una mirada conectada con todos y cada uno desde la individualidad. No es una mirada fría sino comprometida, en primer lugar con la propia transformación, el camino que transformará al mundo. Aunque se trate de una mirada serena, no puede ser indiferente sino como consecuencia de un fracaso personal.

  5. luciernagas permalink

    Por cierto, respecto a todo esto (disculpa el peñazo) debo ser honesto y añadir que, si bien es cierto que no me percibo indiferente, sí me siento fracasado. Estas son cosas que he decidido compartir, pero que me recuerdo a mí mismo más que a nadie. Las palabras no son más que palabras, lo que realmente importan son las vidas.

  6. Es curioso que siempre que tratamos el tema del equilibrio universal, el karma, la inercia causal…, siempre sale el argumento de “los niños muertos”.
    Sea como sea la mirada, la muerte no es algo intrínsecamente malo. Kármicamente, morirse no vale como castigo, nacer no cuenta como premio.
    Sólo el ego se resiste a la idea de desaparecer (el mio el primero).
    ¡Qué absurdo! Nos apegamos al cascarón, al vehículo, nos identificamos totalmente con él, y hacemos nuestros sus temores.
    Probablemente no haya nada de cada individuo que trascienda la gran noche, los cinco elementos vuelven a la madre y, tarde o temprano darán forma a otro recipiente de conciencia, otro instrumento para que la existencia se contemple a sí misma.
    Pero ¿qué importa en realidad? Antes que iamato soy humano, e incluso antes que humano soy simplemente vida para ser vivida.
    ¡Al infierno con el insignificante iamato!
    ¡Al infierno sus gustos y aversiones!
    Seguiré surgiendo y retornando, en diferentes lugares y tiempos, con diferentes nombres, incluso bajo diferentes formas.
    Sinceramente, no estoy ya demasiado apegado al drama ni a la comedia.
    Sólo lucho por que el conductor del vehículo sea consciente de quien somos en cada instante de la vida diaria.
    Sólo me cabría esperar en esta vida, ya que soy demasiado vago para luchar por la “ILUMINACION”, acumular la suficiente inercia causal de buscador, en esta unidad ser-tiempo-espacio, para llegado el momento romper el cascarón sin pena alguna por lo que queda atrás.
    Con el corazón en la mano,
    la vida es maravillosa y horrible, o ninguna de las dos cosas;
    la muerte ni lo uno ni lo otro, es decir, ambas cosas a la vez.

  7. luciernagas permalink

    Estoy de acuerdo en que la muerte no tiene por qué ser algo necesariamente malo, excepto como privación de los goces de la vida, pero tales goces llevan asociado el dolor, pues alimentan al deseo. Los deseos insatisfechos, la aspiración truncada, la esperanza traicionada, es la semilla del sufrimiento, de ahí que lo que pueda llegar a ser malo es la vida, en lugar de la muerte. La búsqueda de un equilibrio interior que armonice el desapego con el disfrute de este regalo puede hacer que la vida sea algo maravilloso. No entiendo el desapego como una renuncia a la vida, sino, al contrario, una afirmación que quisiera que estuviese al alcance de todos. Pero esto no es más que un deseo y, por consiguiente, causa de dolor.

  8. Jocelyn permalink

    Luciérnagas, más arriba dijiste algo referente a la justicia, y mi opinión es que empezando por nosotros mismos es que podremos hacer que al menos a nuestro alrededor haya un ambiente justo, porque es como una cadena, tu haces acciones de justicia y los demás a quien se las aplicaste también lo harán. Tú mismo haces que la justicia se cumpla mientras no permitas las cosas que no son correctas, claro que habrán cosas que tu ni sabes que ocurren, pero con que hagas justicia a tu alrededor es suficiente. Así todo tu entorno también actuará igual, o al menos lo intentará de vez en cuando. Empezando por uno mismo es posible cambiar a los demás. Besos.

  9. luciernagas permalink

    Jocelyn, después de percibir tu optimismo tengo la impresión de haber escrito un post demasiado agrio. Comparto la idea de que la transformación del mundo implica una transformación personal previa, y que a través de la actuación cotidiana sincera y comprometida, no sólo nos descubrimos a nosotros mismos, sino que, probablemente, ejercemos un impacto en el resto del mundo que ni siquiera sospechamos. Muchas personas intuyen que todo está relacionado y que nada es completamente independiente de lo demás. En el fondo, este es un principio metafísico, pero si fuese verdad tus palabras cobrarían un sentido especial. Tu idea de la cadena indefinida de causa y efecto está relacionada con algunas nociones milenarias a las que me referiré en el futuro. Gracias, una vez más, por tu sensible apreciación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s