Skip to content

Tal vez si…

noviembre 28, 2007

los traductores del Pentágono hubiesen conocido la variedad de japonés, llamada imperial, en la que se redactó la rendición incondicional de Japón, aprobada por el emperador Hirohito, y que se encontraba en manos del ejército norteamericano días antes de la caída de la primera bomba atómica en Hiroshima, tal vez, digo, se hubiera evitado la masacre. Tal vez si la Asociación de Judíos de la Nación Alemana no hubiese pedido públicamente el voto para Adolf Hitler en las elecciones de 1933, el genocida no las hubiese ganado. Tal vez si Dionisio el Exiguo no se hubiese equivocado a la hora de establecer la fecha del nacimiento de Jesús por encargo directo de la Iglesia, no tendríamos que admitir hoy que Jesús nació en algún momento entre los años siete y cuatro antes de Cristo, quién sabe si durante el mes de diciembre. Tal vez si el Papa Leon X no hubiese sido tan derrochador no se habría visto tentado a seguir el negocio de su predecesor Julio II de vender indulgencias, esencialmente el perdón de los pecados sin necesidad de arrepentimiento. Incluso llegaron a venderse indulgencias por adelantado, por los pecados que habrían de venir. Tal vez entonces Lutero no se hubiese rebelado ni tampoco publicado sus “Noventa y cinco tesis contra la venta de indulgencias y el dogmatismo religioso”, lo que desencadenaría la Reforma Protestante y la guerra de los treinta años. Tal vez si un médico no se hubiese equivocado en una coma, cuando expresó en su informe el contenido en hierro de las espinacas a comienzos de siglo, multiplicando así por diez su valor real, tal vez, digo, Popeye no habría sido tan célebre y nuestras madres no habrían atormentado nuestra infancia con la ingesta reiterada de esa cosa verde. Tal vez entonces nos hubiesen permitido comer ingentes cantidades de chocolate con almendras, mucho más abundante en hierro. Tal vez si un enorme pedazo de roca procedente del espacio exterior no hubiese impactado con la Tierra hace 65 millones de años, los dinosaurios no se habrían extinguido y los mamíferos seguiríamos siendo patéticas criaturas de comportamiento ratonil escondidas en pequeñas guaridas; luego no habría seres humanos discurriendo historias para Mickey Mouse, ni vulgares divulgadores iniciando escritos sobre la contingencia histórica con la expresión tal vez si…

Anuncios
One Comment
  1. Tal vez si…
    el número de partículas y antipartículas durante el big bang no se hubiesen desviado infinitesimalmente de su esperado equilibrio, nada de lo que conocemos existiría. Existiría tan sólo la nada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s