Skip to content

Gatos

noviembre 29, 2007

Una noche no hace mucho, pero muchas hacen ciento. ¡Vaya!, se me ha ido la chaveta. Esto va sobre gatos, así que comenzaré de nuevo, espero que con más fortuna. Una noche no hace mucho, soñé que un gato saltaba a los pies de mi cama. Fue un sueño extraordinariamente vívido, el cual había tenido mi madre antes que yo. El gato avanzaba sigilosamente hacia mi cara y, por algún extraño motivo yo no debía permitir que eso ocurriera. Cuando casi se encontraba sobre mi pecho me sentía paralizado de terror, abrí los ojos y era incapaz de moverme. Incluso despierto fui presa del encanto de mi sueño, al menos por unos segundos que me parecieron horribles. A pesar de mis temores, cabe decir que los gatos son considerados animales benefactores en culturas muy diferentes. Es sabido que los egipcios los veneraban a través de la diosa Bastet, protectora del hombre, muchas veces representada en la forma de un gato con un cuchillo en una pata cortando la cabeza de Apofis, la serpiente que simboliza a los enemigos de Ra. Es interesante destacar que otras culturas también asocian gatos y serpientes. Así, tanto en la cábala como en el budismo, el gato y la serpiente se asocian para simbolizar el pecado. Los budistas reprochan a ambos animales ser los únicos que no se conmovieron con la muerte del Buda. Sin embargo, este desapego emocional a veces es interpretado como un gesto de sabiduría. También en la tradición china al gato se le atribuye un papel benefactor. Para los musulmanes son animales que favorecen al hombre siempre que el gato no sea completamente negro. Los gatos negros tienen siete vidas y cualidades mágicas, y a menudo simbolizan la oscuridad y la muerte. La sangre de un gato negro se utiliza en la escritura de encantamientos poderosos y quien maltrata a uno de ellos se perjudica a sí mismo, según los persas. Los gatos salvajes eran considerados animales sagrados por algunos indios americanos como los pawnee, así como por ciertos pueblos africanos, que además le atribuyen alguna capacidad clarividente. Tengo un amigo que da cobijo a varios de estos felinos. Este hombre cultiva una huerta y cuando mira al cielo suelen invadirle preocupaciones de las que yo carezco. Con frecuencia se queja de la falta de lluvias, especialmente durante este invierno que estamos viviendo, uno de los más secos que recuerdo en Galicia. Quizás debería recomendarle hacer lo que todavía hacen muchos camboyanos. En Camboya, los gatos se pasan de casa en casa en el interior de una jaula, luego cada vecino riega el gato con la finalidad de despertar sus maullidos, pues se cree que conmueven a Indra, la voluntad que traerá el agua que fecunda la tierra.

Anuncios

From → 10. Diezmito

One Comment
  1. Pues los nuevos gatos que tengo ahora en casa deben de ser auténticas reencarnaciones de Indra, por que les encanta el agua, incluso abren un grifo y se mojan. Quizás por esto hayan llegado las lluvias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s