Skip to content

Lo existente dividido

diciembre 4, 2007

He aquí el primer error: las cosas se distinguen unas de otras porque difieren en sus propiedades. En el mundo hay cosas y hay propiedades porque cosas y propiedades también difieren en sus propiedades. Las cosas difieren de las propiedades en que están ubicadas en el espacio y en el tiempo, luego afirmamos que las cosas son concretas; pero las propiedades no se limitan a un momento particular ni se encuentran localizadas en el espacio, por eso decimos que las propiedades son abstractas. Por estar en el tiempo las cosas cambian. En cambio, las propiedades no cambian por ser atemporales. Si las cosas cambian no es porque cambien sus propiedades sino porque cambian de propiedades. La manzana verde con el paso del tiempo se vuelve roja. La manzana cambia porque de ser verde pasa a ser roja, pero el verde no cambia, ni cambia la propiedad de rojo. La propiedad no está en la cosa pero la cosa de alguna forma participa de la propiedad. He aquí el segundo error: en el mundo hay cosas, que son concretas, y hay propiedades, que son abstractas, sin embargo en el seno de las cosas; luego no hay cosas sin propiedades. La propiedad está en la cosa, pero no está en el espacio ni en el tiempo. No hay concreto sin abstracto. He aquí el tercer error: sólo existe lo concreto porque las propiedades de las cosas nunca son las mismas. Cada propiedad es única. El verde de una manzana nunca es el verde de otra manzana. La propiedad comparte el cuando y el donde de la cosa a la que pertenece, al igual que ella es concreta. Las propiedades son cosas y el mundo sólo contiene cosas. Los pensamientos son cosas porque algo hay en el cerebro que es un pensamiento. He aquí el tercer error: sólo existe lo concreto, sólo hay cosas, pero las cosas que llamamos propiedades pueden estar simultáneamente en muchos sitios diferentes. El verde está ubicado allí donde haya cosas verdes. He aquí el cuarto error: sólo existen las cosas y las ideas, y las propiedades sólo son ideas. En el mundo están las cosas y las mentes, y en las mentes están las ideas que no son cosas sino conceptos. La cosa que observa, la mente que piensa, pone las propiedades a descansar sobre las cosas. He aquí el quinto error: todo es uno, mente y cosas. No hay más que abstracto, que es siempre lo mismo. Las cosas dan forma a la mente, la mente da forma a las cosas. No hay espacio donde poner cosas ni tiempo en el que no se hallen las propiedades. He aquí el sexto y último error: la verdad sobre cosas y propiedades.

Anuncios

From → 13. Lo último

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s