Skip to content

Amor, amor

diciembre 5, 2007

Deseando amar y sentirse amado…. Decir “te quiero” significa que eres especial para mí. Eres especial para mí porque eres todo lo que sueño. Sabía de ti mucho antes de conocerte y, finalmente, dichoso de mí, te encontré. Juntos somos uno sólo, aunque más fuerte que ninguno. Eres todo lo que quiero en el mundo, nada más me importa. Todo es posible si es contigo, porque me das tanto… Por eso nunca me cansaré de decirte lo mucho que te quiero. No podría vivir sin ti. Sin ti la vida no tiene sentido. Moriría por ti. Pues bien, a vosotras que esperáis a un príncipe azul que os diga estas sandeces, o aquéllas que en mala hora lo hallasteis, y desde entonces nunca habéis dejado de sentiros exigidas por él; os recuerdo que nada de eso es amor sino la tiranía de un corazón deficitario, para el cual no sois personas amadas sino un apego más y por ello encadenadas. ¡Despertad!, y una vez despiertas, de vosotras dependerá evitar que se extinga vuestra llama. El verdadero amante busca que te liberes de él, que seas tú misma, que te comportes como se te antoje, que te guste lo que quieras, sin temor a dejar de ser especial para nadie. El verdadero amante quiere descubrirte como eres y renuncia a cualquier idea de lo que quiere de ti. Permanece a tú lado celebrando tu libertad, aspira a tu plenitud como aspira a la suya propia. En su corazón te ha dejado marchar una y mil veces. ¡Por supuesto que puede vivir sin ti!, pero comprobar esto es motivo de satisfacción, y está tan lejos de significar que no te ama lo suficiente…. Ojalá puedas comprenderlo. Si verdaderamente te ama no esperará que cumplas sus expectativas, pues no tendrá otra esperanza que el que seas feliz siendo tú misma, descubriéndote, realizándote. Agradece, en definitiva, el regalo de ser testigo privilegiado de la vivencia de tu propio proyecto personal. El otro regalo que os dedicareis el uno al otro es la atención. Permanecerá atento, eso es todo. Quizás no te diga “te quiero” cada día. Quizás no lleve un guión cinematográfico bajo el brazo para que escuches a la luz de la luna. Quizás no diga lo que se supone que deba decir, tampoco tú le condenes. Pero podrás dormitar sobre su pecho, en silencio, confiando en su amor porque no importará lo que dice o lo que no dice, sino lo que hace o deja de hacer. Y es que sólo permitiéndote ser la que eres y lo que quieras llegar a ser, te amará porque eres quien eres.

Anuncios

From → 06. Seísmos

2 comentarios
  1. Te quiero dicho por la boca adecuada haría que eliminaras este post ipso facto.
    La razón mata al amor y el amor analizado no es verdadero amor. Simplemente ama, no pienses, siéntelo y punto. Qué manía de intentar explicarlo todo.

  2. luciernagas permalink

    ¡Vaya!, sin traicionar este viaje intelectual, he de admitir que esas dos palabras susurradas al oido tal vez me hiciesen temblar la maleta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s