Skip to content

Ser o venderse

diciembre 13, 2007

nebula.jpg

En el lugar donde trabajo tengo una foto de esta nebulosa observada en el centro de nuestra galaxia. Con una forma helicoidal que recuerda al ADN, tiene unos 80 años-luz de largo y se encuentra a unos 300 del agujero negro alrededor del cual giran las estrellas de la Vía Láctea. Cada vez que la veo pienso en el pequeño universo que hay en el interior de cada uno de nosotros. Lo que soy es el resultado de la expresión de mi nebulosa particular, pero también de mi propia historia, y respetar mi integridad es aceptar el resultado, no como algo inmutable, pero sí como algo irrepetible y único. La libertad nace del reconocimiento de esta singularidad, así como de la voluntad de realizarla. En este sentido, puede decirse que el yo es el resultado de la expresión cultural sobre un sustrato de expresión material. En los tiempos que vivimos, sin embargo, observo que es común renunciar a nuestra libertad a través de la construcción de un falso yo. Esto ocurre porque son tiempos donde todo se compra o se vende y asumimos que así debe ser cualquier relación que se precie. Nos relacionamos con los demás como si fueran medios para la satisfacción de fines egoístas, al reducirlos como objetos o cosas, y al hacerlo no somos conscientes de que también nosotros somos cosificados. Las personas suelen crear este yo artificial para tener éxito en la vida, ser felices o cualquier otra finalidad. El yo no es comprendido como un fin en sí mismo, sino como un objeto, porque lo que interesa es poder venderlo a terceros. Somos reducidos por nosotros mismos a ser una mercancía porque no entendemos otro lenguaje que el mercantil. Pero el precio de esta alienación es muy alto, ya que la persona deja de identificar su singularidad, su universo interior, y pierde la nobleza que implica la expresión sincera de lo que siente y piensa. Y es a través de la actuación sincera, espontánea, que no impulsiva, cómo uno explora lo que es y llega a hacer uso de su libertad. Paradójicamente, la libertad del ser no consiste en ser lo que quieras ser, sino en ser lo que eres, y eres en la medida en que actúas sinceramente contigo mismo. La libertad es entonces la caída de las máscaras.

Anuncios

From → 13. Lo último

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s