Skip to content

Arco iris mitológico

enero 29, 2008

El rojo es el color de la vida, que si es derramado significa la muerte. Es el color de la pasión y del deseo. Es también el color de la fuerza y del guerrero. El arcano XI del Tarot, La Fuerza, exhibe una capa roja sobre un vestido azul simbolizando una pasión ciega, la justicia eclipsada por la fuerza. Sin embargo, el VIII, La Justicia, esconde un vestido rojo bajo el manto azul. Rojo y blanco son los colores de Jehová e ilustran su amor y pureza, pero también su fuerza. En oposición al calor del rojo está el más frío de los colores, el azul. Es el color del cielo, de lo divino, de lo más alejado de la tierra y del hombre. Es el color de la sabiduría. Para los egipcios era el color de la verdad. El azul y el blanco son los colores de la Virgen María, y expresan el ascenso al cielo de la pureza en la tierra, luego también simboliza la virginidad. Todavía hoy en algunos pueblos polacos se pintan de azul las casas que albergan a una mujer preparada para casarse. El azul se opone al rojo, pues supone la renuncia al deseo. Color de la renuncia, del vacío y de la sabiduría. Pero cuando la fuerza impetuosa del rojo se mezcla en idéntica proporción con la sabia carencia del azul, se obtiene el violeta, el color de la templanza, que es la pasión equilibrada con la sabiduría. El arcano XIV del Tarot, llamado La Templanza, representa a un ángel que tiene en las manos dos vasos, uno azul y otro rojo cuyos contenidos son mezclados. En la Grecia clásica, el acto de verter de un vaso a otro simbolizaba la reencarnación. El violeta es también símbolo del renacimiento. Equidistante entre el rojo y el azul, se halla el verde. Entre el calor y el frío extremos habita un color refrescante, tranquilizador, muy humano, pues se aleja tanto del sentimiento descontrolado como de la insensibilidad. Entre el invierno azul que todo lo hiela y el tiempo estival que todo lo seca, surge la primavera de prados verdes, y con ella una nueva esperanza de fertilidad. Verde es así el despertar de la vida, el color de la esperanza y de la longevidad. Para los musulmanes es el color de la salvación y del conocimiento. El verde esperanza que inspira el conocimiento estaba en las togas de los médicos de la Edad Media, es el color de los boticarios que fabrican el medicamento, y su efecto calmante se impone en nuestros quirófanos, de los que esperamos salir a salvo. Si el verde simboliza una larga vida, el amarillo es el color de la eternidad, el color de los dioses. Reyes y emperadores lo adoptan para afirmar el origen divino de su poder. Pero con frecuencia su orgulloso amarillo es pálido, que en el Islam simboliza la decepción, y en el teatro chino indica cinismo y crueldad, enfrentándose al rojo que es sinceridad y lealtad. La lealtad decepcionada es el naranja, que a veces representa a la lujuria. En Japón, el rojo es símbolo de fidelidad y de dicha. Aunque los soldados llevan a veces un cinturón rojo como muestra de lealtad al país, los hombres japoneses casi no usan este color, lo que se me antoja sospechoso.

Anuncios

From → 10. Diezmito

2 comentarios
  1. Qué bonito es hablar de colores y alejarnos del todo blanco o todo negro. Viva la diversidad, también en los colores.

  2. luciernagas permalink

    ¡Viva!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s