Skip to content

¡Danzad el camino!

febrero 1, 2008

Permítanme que a estas alturas de semana les venga con un cuento chino:

Un humilde campesino vivía en el norte de China, en los confines de las estepas frecuentadas por las hordas nómadas. Un día regresó silbando de la feria con una magnífica potranca que había comprado a un precio razonable, gastando pese a ello lo que había ahorrado en cinco años de economías. Unos días más tarde, su único caballo, que constituía todo su capital se escapó y desapareció hacia la frontera. El acontecimiento dio la vuelta al pueblo y los vecinos acudieron, uno tras otro, para compadecer al granjero por su mala suerte. Éste se encogía de hombros y contestaba imperturbable: “las nubes tapan el sol, pero también traen la lluvia. Una desgracia trae a veces consigo un beneficio, ya veremos”. Tres meses más tarde, la yegua reapareció con un magnífico semental salvaje caracoleando junto a ella. Estaba preñada. Los vecinos acudieron para felicitar al dichoso propietario: “tenías razón al ser optimista, ¡pierdes un caballo y ganas tres!”. Mas el campesino añadió: “las nubes traen la lluvia nutricia y en ocasiones la tormenta devastadora. La desgracia se esconde en los pliegues de la felicidad. Esperemos”. El hijo único del campesino domó al fogoso semental y se aficionó a montarlo. No tardó en caerse del caballo y poco le faltó para romperse el cuello. Salió del paso con una pierna rota. A los vecinos, que venían de nuevo para cantar sus penas, el filósofo campesino les respondió: “calamidad o bendición, ¿quién puede saberlo? Los cambios no tienen fin en este mundo que no permanece”. Unos días más tarde, se decretó la movilización general en el distrito para rechazar una invasión mongola. Todos los jóvenes válidos partieron al combate y muy pocos regresaron a sus hogares. Pero el hijo único del campesino, gracias a sus muletas, se libró de la masacre.

Mantenerse a distancia, pero en movimiento, es saber distinguir lo que no está en nuestra mano. Actuar en la vida sin ese conocimiento supondrá perturbarnos en vano. Armonizar el interior con el exterior es el movimiento sincero, pues únicamente el yo miente al mundo entero.

Anuncios
Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s