Skip to content

Una victoria agridulce

marzo 12, 2008

Durante estos días he estado conteniendo mi decepción pero ¿qué diablos?, lo dejaré salir, ahora que el señor Rajoy ha declarado que se presentará como candidato a las elecciones del 2012. Como sabéis, las elecciones celebradas el pasado domingo fueron especiales, nunca se planteó una bipolaridad tan brutal, y eso lo han notado los dos partidos mayoritarios, pero muy especialmente los partidos que suelen tener menos votantes. Y lo siento, especialmente por el señor Llamazares, que me parece un político digno, lo cual es más de lo que se puede decir de otros muchos, demasiados, que no dejan de contaminar nuestra vida en sociedad. Todos sabemos quienes son, mas no tardaré en liberar la lengua. Lo que ha ocurrido con Izquierda Unida me parece triplemente injusto: es injusto porque la bipolaridad impuesta desde los medios de comunicación ha pervertido un sistema democrático que no es bipartidista; es injusto porque el sistema electoral castiga con excesiva dureza a los partidos minoritarios de ámbito estatal; y es injusto porque el señor Llamazares se atrevió a hacer durante la pasada legislatura lo que debería haber hecho el principal partido de la oposición, esto es, una oposición responsable y juiciosa, pensando en el bien general por encima de intereses partidistas. Desde aquí expreso mi reconocimiento a este hombre y mis mejores deseos para el futuro. La percibí como una victoria agridulce porque el Partido Popular ha incrementado su número de votos de manera sustancial después de haber realizado la que quizás haya sido la oposición más miserable de la que he sido testigo en este país. Auguro tiempos difíciles para el gobierno de Zapatero después de que, incomprensiblemente para mí, buena parte de la sociedad haya recompensado la actitud rastrera e interesada que demostraron Rajoy y su séquito de irresponsables. Los Aguirre, Zaplana, Acebes…, y los que estén por venir con otros apellidos pero el mismo espíritu les digo: ¡no os necesitamos!, ¡dejadnos en paz! Diré también que observo con una mezcla de curiosidad e ilusión la entrada de UPyD en el escenario político, lo admito, a pesar de que creo discrepar con algunos de sus planteamientos fundamentales, particularmente en relación con la lucha antiterrorista. En cuanto a los partidos nacionalistas, debo decir que es un error pensar que no puedan contribuir a la mejora del conjunto del Estado, de hecho, es muy posible que esto haya quedado demostrado en el pasado, pero intuyo que su perspectiva no puede dejar de estar deformada en cualquier caso. En mi opinión, nuestro marco de convivencia debería contar con una verdadera cámara de los territorios, así como con una nueva ley electoral que consolide el multipartidismo, pero que haga más probables las alianzas de gobierno entre partidos no nacionalistas. No me avergüenza reconocer que sueño con un Estado fuerte, culturalmente diverso y descentralizado, que vele por los intereses de todos, especialmente de aquellos que menos tienen, menos saben y menos pueden.

Anuncios

From → 06. Seísmos

2 comentarios
  1. Aplaudo tu valentía.
    Y encima estoy de acuerdo con casi todo lo que dices. Lo de Llamazares es una auténtica desgracia. Como tú, pienso que es de los pocos políticos con un discurso coherente y que me agrada escuchar, por que tiene algo qué decir. Qué decir, sin embargo, del resto. Como la televisión, tenemos los políticos que merecemos y estamos atravesando una larga marcha por el desierto, por que la sociedad española actual es bastante mezquina y superficial y así son los que nos representan: todos somos culpables.
    Por último, debemos abandonar ese sentimiento agridulce cuando se gana (para mi la victoria no es que haya ganado el PSOE, si no que haya perdido la banda, suena mezquino, pues lo soy y lo asumo). Para eso la derecha es fantástica, pierden de calle las elecciones, su líder está tocadísimo, en los medios afines afilan las uñas, pero sin embargo no se ven como perdedores, y lo han sido. Lo repito a gritos para que se oiga: HAN PERDIDO LAS ELECCIONES.

  2. luciernagas permalink

    Es cierto que una victoria no deja de serlo por parecer agridulce.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s