Skip to content

Hace un año…

abril 1, 2008

La semana de hace un año no escribí nada, entre otras cosas, lo que la convirtió en una de las más prolíficas. En un ejercicio metafísico sin precedentes en este espacio invertebrado, insistía en cómo la ausencia de seguridades, de firmeza a los pies del ser humano, de respuesta en un universo que, sin embargo, le acoge, hace brotar, precisamente, lo más específicamente humano. Pocas cosas intuyo tan ciertas como la incertidumbre, lo cual, por supuesto, no se si es cierto. La ausencia de seguridades, he aquí la razón de mi seguridad. El ser firmemente asentado en una naturaleza contradictoria que se regala el honor. Pero una contradicción fundamental puede ser tan dañina cuando no es reconocida. Y es que observar el dinamismo y la fertilidad de la incertidumbre implica aprender a superar la rigidez opresiva del dogma y así decidirse a abrazar la libertad, lo cual es válido también para la ciencia. Recuerdo que hace un año ligaba entre bostezos con cinco kilos de bacterias bellamente conformadas, me preocupaba por el pan en una cena de 300 comensales inflados de esteroides y, vanidosamente, me avergonzaba de mí mismo.

Anuncios
Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s