Skip to content

La Europa virgen

abril 1, 2008

El último reducto de bosque virgen en Europa se encuentra en la frontera entre Polonia y Bielorrusia. Se trata del bosque de Białowieża, una región de unas 200.000 hectáreas que se ha mantenido prácticamente inalterada por el hombre gracias a la miseria del hombre. Y es que cuando más amenazado estuvo el edén europeo fue cuando su destino estuvo más influenciado por la voluntad popular. Mientras reyes y dictadores se apropiaron caprichosamente de este bosque maravilloso, se mantuvo protegido. En la descripción que Alan Weisman hace de él, se destacan fresnos y tilos de más de cuarenta metros de altura cubriendo un monte bajo húmedo caracterizado por abundantes criptógamas, incluyendo a miles de especies de setas, algunas de ellas enormes. Muchos de los robles rondan el medio milenio de edad y exhiben una corteza de 10 centímetros de espesor. Cada hectárea de suelo contiene unos 80 metros cúbicos de ramas y troncos en putrefacción que sirven de alimento a una vida bulliciosa que se abre camino en cada rincón. Hubo un tiempo en que este bosque se extendía por toda Europa, desde Irlanda a Siberia, y era cruzado por manadas de bisontes acosados por lobos. En la actualidad, prácticamente constituye el último reducto de los 600 bisontes europeos que quedan en este sufrido planeta. En realidad, el tamaño de la población es todavía menor desde el punto de vista evolutivo debido a una verja de miedo y acero que cruza el bosque para separar la Comunidad Europea de la antigua Unión Soviética. Este telón de acero, que parecen desgarrar los lobos por debajo y por encima los corzos y los alces, secciona por la yugular el acervo génico del bisonte aumentando con ello la endogamia que lo desangrará definitivamente. Cuando el hombre se retire del camino dejando su rastro de sangre, la belleza volverá a él porque la belleza se abre camino ineluctablemente. De hecho, el bosque está creciendo, tanto en Polonia como en Bielorrusia, debido al despoblamiento rural. Así, lo que fueron campos cultivados se ven progresivamente invadidos por abedules y álamos que dejarán paso a los arces, robles, piceas, tilos y olmos. Se estima que en 500 años, la edad de uno de esos robles, los espíritus del bosque volverán a los campos abandonados revelando la magia de la foresta de antaño.

Anuncios
Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s