Skip to content

Hace un año…

abril 26, 2008

… hacía un particular, y algo velado, alegato pacifista en una tierra de abundancia. Decía, amor mío, que la superación del rencor a lo largo de una transformación individual, señala el camino hacia la paz. En definitiva, que la transformación del mundo ha de hacerse primariamente, al menos así lo creo yo, en nuestro interior extinguiendo el miedo con confianza. Poco después, insistía en lo mismo relatando el camino inverso, al tiempo que experimentaba un escalofrío: cómo la pérdida de la confianza da lugar al miedo y éste a la violencia. Sin embargo, la falta de violencia en mi interior fue precisamente lo que me faltó en cierta declaración de intenciones. Aquella vehemente intervención apuntaría algunas otras constantes en estos escritos, tales como la exaltación de la conciencia individual en detrimento de la masa descerebrada, que se mueve de acuerdo con una inercia desencadenada por unos pocos, tal vez parásitos; o la búsqueda incesante de la verdad no detenida por el dogma. En esta búsqueda resulta esencial nuestra capacidad de asombro, la que nos conquistó una vez y nunca debimos perder bajo el cielo estrellado que despertaba la pregunta. Así, explicando la magia con la ciencia revelamos la magia de la ciencia. Cariño, hace un año, también escribía sobre lo conveniente de descansar de películas sesudas cometiendo pequeñas infidelidades con otras más ligeras, lo cual, mira por dónde, me recuerda algo que no te he dicho…

Anuncios
Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s