Skip to content

Complejidad evolutiva

mayo 28, 2008

La mayoría de la gente reconoce en la evolución biológica un incremento de complejidad. Así por ejemplo, se suele admitir que un árbol es menos complejo que un ser humano y que por ello los seres humanos estamos más evolucionados que los árboles. Sin embargo, esta afirmación contiene varias confusiones. En primer lugar, uno debiera aclarar lo que entiende por complejo, pues siendo cierto que todos tenemos una idea de lo que es la complejidad, la comparación conlleva alguna forma de medirla, lo que plantea un problema distinto. En segundo lugar, lleva implícita una cierta noción de progreso en la evolución, lo cual es discutible. Aun admitiendo que un árbol sea menos complejo que un ser humano, es perfectamente posible que uno no esté más evolucionado que el otro, ya que árboles y seres humanos no compiten en la misma “carrera evolutiva”. Árboles y seres humanos se adaptan a entornos distintos y ocupan nichos biológicos que no pueden ser más diferentes. De hecho, la morfología del proceso evolutivo no es lineal, sino arborescente, por lo que el roble y el niño que juega en sus ramas forman parte de especies igualmente evolucionadas, en cuanto que no se han extinguido. Afirmar que una especie está más evolucionada que otra tiene poco sentido. Luego, ¿tiene sentido hablar de progreso? Suponiendo que exista un incremento de complejidad, si la idea de progreso lleva implícito un avance hacia una suerte de óptimo guiado por fuerzas externas, entonces la mayoría de los biólogos negaran que haya progreso. A la luz de lo que observo, comparto el rechazo a semejante visión teleológica del proceso evolutivo. La visión de Teilhard de Chardin, por ejemplo. Pero, ¿significa esto que el incremento de complejidad es ficticio? Muchos biólogos, entre los que se incluyen Edward O. Wilson y Francisco J. Ayala, consideran que el aumento es evidente, entendiendo la complejidad como la capacidad del organismo de procesar información. Estos autores consideran la complejidad como una adaptación evolutiva, y en este sentido reconocerían cierto progreso en la evolución. No obstante, admitiendo que el incremento en dicha capacidad constituya una adaptación en cualquier situación de lucha por la supervivencia, ¿puede afirmarse que haya progreso a escala global? En opinión de Stephen Jay Gould, no. No me explayaré aquí sobre esta cuestión, sólo pretendo señalar que admitir el incremento de complejidad y el progreso en la evolución son dos cosas distintas. De hecho, con razón se puede negar este último y aceptar aquel, tal y como hace Dan McShea, por ejemplo. Que yo sepa, la selección natural es el único mecanismo evolutivo directamente responsable de la adaptación. Luego, ¿es la selección natural la única causa del incremento en complejidad? Algunos herejes de la biología, tales como Brian Goodwin y Stuart Kauffman no sólo lo niegan, sino que afirman que no se trata del factor principal. Estos autores entienden que la complejidad biológica es una propiedad emergente de un fenómeno de autoorganización. Un orden global que surge espontáneamente de la interacción local y que, por tanto, no puede ser explicado a partir del mero análisis de los elementos constituyentes. Interpretan la complejidad evolutiva en términos de la teoría del caos. Pero eso, como el progreso, es otra historia.

Anuncios
Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s