Skip to content

¿Caballeros o burros?

junio 19, 2008

James, alias Diógenes, me contó una historia que encuentro edificante. Tuvo lugar en Europa, durante una época asolada por la enfermedad, cuando la posesión de un caballo suponía un tesoro valiosísimo. Tiempos que nos señalan ahora con el dedo recordándonos que la mayoría de las cosas que creemos necesitar no son más que espejismos de la necesidad. Que nuestras sociedades viven del consumo, y el capital nos hace frágiles como el cristal e insustanciales como el humo. En aquellos tiempos, un señor vivía amurallado sobre una colina acumulando el esfuerzo del pueblo a sus pies, en la forma de grano y otras mercancías. Bajaron los soldados una vez, seguidos de burros y caballos en una sola fila. Visitaban las casas donde residían mujeres, buscando recompensar la hombría. Allí donde mandaba ella dejaban un burro, pero si era él quien llevaba los leotardos regalaban un caballo seguro. La comitiva iba abandonando burros por doquier, cuando alcanzaron la casa del herrero. ¿Quién manda en la casa?, hombre o mujer, bramó el caballero. Yo, por supuesto, exclamó el gigante mientras forjaba la espada. Serena, que así se llamaba, presenciaba la escena, y no dijo nada. ¡Caballo pues!, dijo el soldado, harto de cabalgar por un pueblo de afeminados. ¿Blanco o negro?, el animal. Sin duda blanco, hermoso y puro como ninguna otra cosa. Y abrió la boca la esposa: cariño, blanco se manchará entre tanta hoguera. Captó el hombre la señal, y se revolvió como una fiera: ¡déme burro como a cualquier otra nena!

Anuncios
Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s