Skip to content

Vosotros, los zombies

junio 24, 2008

Así se titula una novela de Robert Heinlein escrita en 1959, en la que relata una historia increíble, tal vez una de las mejores sobre viajes en el tiempo que se hayan escrito. John Richard Gott la presenta en uno de sus libros como un ejemplo de relato autoconsistente y maravilloso, a pesar de su extrañeza.

Un joven de veinticinco años, que se llama a sí mismo “Madre soltera”, se encuentra apoyado en la barra de un bar lamentando su suerte. Decide contar al barman su dolorosa historia. El hombre había nacido mujer y se crió en un orfanato. Siendo muy joven quedó embarazada de un hombre que la abandonó. Ella decidió tener el hijo. La niña nació por cesárea, pero durante la intervención el médico observó que la madre tenía genitales masculinos y femeninos en su interior, por lo que realizó la operación de cambio de sexo sin consultar con la paciente. Poco después, el bebé sería secuestrado por un desconocido en el hospital. Entonces el barman interrumpe la historia del joven y le dice cosas que le sorprenden: su nombre, cuando era una mujer, era Jane, ¿verdad?, y la matrona del orfanato era Mrs. Fetherbridge, ¿no? y usted no me había contado esto hasta ahora, ¿no es cierto? El barman pregunta entonces a aquel hombre perplejo si quiere conocer al padre de su hija. “Madre soltera” acepta y es conducido por el barman a la parte de atrás del bar donde oculta una máquina del tiempo. Viajan siete años y nueve meses al pasado. El barman deja allí al joven y avanza nueve meses, justo a tiempo para raptar a un bebé llamado Jane. Después transporta a la niña dieciocho años atrás en el tiempo y la deja a la puerta de un orfanato. A continuación, regresa junto al joven, que acaba de dejar embarazada a una muchacha llamada Jane. El barman aleja al hombre de la chica y le conduce al futuro para que estudie hostelería. Al final, mientras el barman reflexiona sobre la historia se mira una vieja cicatriz que tiene en el vientre y murmura: “Se de dónde vengo yo. Pero, ¿de dónde venís todos vosotros, los zombies?”

En este relato todos los personajes son la misma persona. El hombre que acude al bar se encuentra a sí mismo en el futuro que lo conduce al pasado a conocer a una mujer que, de nuevo, es él mismo antes de sufrir el cambio de sexo. Con ella tiene una hija que es la misma mujer en el futuro con la que tuvo relaciones sexuales. En esta historia una máquina del tiempo aprisiona a un hombre en la eternidad. El hijo es sus propios padres que lo engendrarán por siempre.

Anuncios
2 comentarios
  1. como megamola!

  2. ¡Espectacular!. Me lo apunto, aunque no sé si quedará mucho por decir. Como me lo veía venir, a medida que iba leyendo lo hacía cada vez con menos atención. Creo que, hacia el final, conseguí no enterarme de nada…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s