Skip to content

Entetanimiento

julio 10, 2008

A finales de los 90, el politólogo norteamericano Zbigniew Brzezinsky acuñó la palabra tittytainment para referirse a una de las más graves enfermedades que aquejan a las sociedades acomodadas de nuestro tiempo. Término traducido al español como entetanimiento y que recientemente ha sido definido por Gabriel Sala de la siguiente manera:

El entetanimiento no es otra cosa que una mezcla de entretenimiento mediocre y vulgar, bazofia intelectual, propaganda, y elementos psicológica y físicamente nutritivos con el fin de satisfacer al ser humano y mantenerle convenientemente sedado, perpetuamente ansioso, sumiso y servil ante los dictados de la minoría que decide su destino sin permitirle siquiera opinar al respecto. El entetanimiento es el mejor proveedor de coartadas que haya existido, el prisma a través del cual podemos observar el mundo sin sentirnos culpables y sin vernos obligados a asumir la responsabilidad de nuestras acciones.

Por fea que resulte la palabra, ya disponemos de un concepto que defina esa alienación a la que somos sometidos sistemáticamente por los medios de comunicación. En mi opinión, deberíamos organizar un movimiento de resistencia. Los criterios que prevalezcan a la hora de diseñar los contenidos de una televisión pública no deberían ser puramente mercantiles. Tampoco estoy de acuerdo con aquellos que opinan que en nombre de la libertad tales contenidos deben estar determinados por los gustos de la audiencia. Esto que puede parecer democrático, no me lo parece, pues lo que se ve en televisión no es simplemente lo que quiere la mayoría, sino que lo que quiere la mayoría está muy influenciado por lo que se ve en televisión. Es decir, la interacción es en los dos sentidos. Doblegándose a intereses muy concretos, la televisión se utiliza precisamente para hacer menos libre al ciudadano obnubilando su capacidad crítica. Constituye un mecanismo de control social. La televisión debe cumplir un papel educativo que finalmente redunde en la crítica y la exigencia de entretenimiento de calidad, es decir, que sirva para transformar la propia televisión. Estamos hartos de basura televisiva, de publicidad abusiva y de tanto cinismo e hipocresía por parte de las autoridades responsables. Los medios de comunicación contribuyen a definir el ambiente en el que se desarrolla el individuo y, por consiguiente, participan en la conformación de nuestra sociedad. Su función me parece de gran importancia. Son una pieza fundamental en la formación de valores, por lo que deberían integrarse en un movimiento de cambio hacia un mundo mejor, respetuoso con la dignidad humana.

Anuncios

From → 06. Seísmos

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s