Skip to content

El sol desde París

agosto 12, 2008

Pequeña Miss Sunshine” es una pequeña delicia. Una película optimista que te hará sonreír. El guión, al igual que la dirección, es sencillo pero eficaz, y a pesar de las dificultades logra huir de la mera sensiblería. Pero el mensaje es irresistible. Consiste en una apología de la diferencia. Por supuesto, hay una crítica explícita a los absurdos concursos de belleza infantil, que todavía pueden hallarse en la Norteamérica profunda, pero se utiliza como excusa para ir mucho más lejos. Cuando uno observa esos espectáculos en los que las pequeñas criaturas son caracterizadas, vestidas y maquilladas, como si fueran adultos, imitando gestos y comportamientos de adultos, se le eriza el pelo como si contemplase una escena terrorífica. No hay cosa más maravillosa que esas personitas abriéndose camino bajo la protección de sus padres, y me entristece observar cómo tantas veces la protección se transforma en proyección, en aplastante dominio. Entonces la espontaneidad y la singularidad infantil es apagada por un férreo “debe ser” tal y como lo entienden los adultos. Los niños son extraordinarios. Son una fuente inagotable de fantasía en la que el mundo es reinterpretado una y otra vez. Esto está profusamente ilustrado en “Tideland”, por ejemplo, otra de las películas que he visto últimamente. Me horroriza ver a esos hermanos idénticamente vestidos con el mismo estilo que muestran sus padres, como si fueran muñecos. Ver a esos críos correteando por el parque bajo la sombra alargada de su madre literalmente situada a una cuarta detrás del niño. En mi opinión, un niño debe sentir que es capaz de tomar decisiones, por ejemplo respecto a la ropa que más le gusta, y no debiera crecer siendo testigo de las permanentes alarmas que se disparan cada vez que toma la iniciativa. Esa protección mal entendida sólo servirá para hacer de él una persona insegura. En “Pequeña Miss Sunshine” asistimos al viaje fugaz de una pequeña estrella que no será eclipsada por la hipocresía de los adultos, para lo cual contará con su familia, a su vez en un viaje de descubrimiento. En definitiva, una opera prima muy digna. (***)

Anuncios
Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s