Skip to content

Walleva

agosto 19, 2008

Visualmente te engancha enseguida. En mi opinión, las mejores partes son aquellas que transcurren sin otras palabras que la simple presentación de los nombres. Paradójicamente, los momentos más tiernos y más humanos son los que protagonizan los robots, mientras que los humanos parecen robots mientras no despiertan de su letargo. Wall.e es maravilloso, inmediatamente se hace querer. Es sensible, curioso, ingenuo, creativo… su inteligencia y valor radican en su sensibilidad. Es desordenado, apasionado, alegre en su soledad, no deja de improvisar y está sucio, lleno de óxido. Deja material contaminante por todas partes. Un material que liberará a otros de la férrea lógica de sus programas. Y entonces conoce a Eva, una chica de armas tomar. Completamente diferente a él. Es bella, versátil, eficaz, moderna, de hecho, va a la última. Es muy responsable, pues lo más importante es llevar a cabo su misión. Instrucción, lo llama ella. Su inteligencia habita en su razón y, por supuesto, es toda pulcritud. Siendo tan diferentes, descubrirán que tienen en común algo mucho más importante que todo eso, algo que los mantendrá unidos y les dará la oportunidad de aprender el uno del otro. La película es rica en detalles, muchos de los cuales pasarán desapercibidos en un primer visionado, tal y como me recordaba una amiga. Tiene momentos brillantes y mantiene el interés hasta el final. Abunda en tópicos referidos a las relaciones interpersonales y tiene cierto calado filosófico. Así por ejemplo, revela los peligros de la sumisión ante falsas necesidades, la falta de comunicación real en favor de vidas virtuales. Portamos con nosotros una tecnología dedicada a la comunicación inimaginable para el más sofisticado soldado de la Segunda Guerra Mundial, pero nos cruzamos a cientos en nuestras ciudades sin dedicarnos una mirada. Pasamos horas frente una pantalla buscando emociones y olvidamos el evocador universo de una caricia. Hubo guiños a Kubrick, entre otros… ah! y a ese niño de la fila de atrás le diré que Wall.e no está triste. Ha olvidado quien es, pero lo recordará con la ayuda de las personas que lo aman. Pequeño, eso es algo que no tardarás en averiguar. (***)

Anuncios
2 comentarios
  1. DULCINEA permalink

    Ciertamente la película es sublime. En el tramo inicial conocemos a Wall-E, un cachivache realmente entrañable, de un carisma y una expresividad inmejorable. Con EVA demuestran que no sólo son buenos por su capacidad técnica superior; con sólo dos ojos y un cuerpo blanco de corte minimalista han conseguido dotarla de una expresividad real.
    El futuro desolador de la Tierra se va entendiendo poco a poco. Eso sí, entre robots rebeldes, luces y frenesí, los creativos de Pixar nos reservan un momento mágico: Wall-E y EVA en el espacio, cruzándose una y otra vez; él propulsándose con un extintor hasta que consiguen encontrarse y ¡sí! besarse. Ya digo: mágico.

  2. luciernagas permalink

    Fue un baile de enamorados. Las personas pueden ser muy distintas y no por ello dejar de ser bellas. Y la belleza termina por reconocerse a sí misma esté donde esté.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s