Skip to content

Contra la seducción

diciembre 10, 2008

Hojeando un libro de Hans Küng, al que puedo leer con agrado aun sin estar de acuerdo con él, hallé una versión teológicamente corregida de un poema de Berthold Brecht. He aquí ambas versiones, la original primero:

¡No os dejéis seducir! No hay más retorno. El día está a las puertas; el viento de la noche podéis ya sentir: no llega otra mañana. ¡No os dejéis engañar! Poco es la vida. ¡Saboreadla a rápidos sorbos! ¡No os resultará suficiente al tenerla que dejar! ¡No os dejéis esperanzar en vano! ¡Demasiado tiempo no tenéis! ¡Dejad a los redimidos el moho! La vida es lo más grande: no está dispuesta otra vez. ¡No os dejéis seducir a esclavitud y explotación! ¿Qué os puede infundir angustia? Morís con todos los animales. Y después no hay nada más.

¡No os dejéis seducir! Sí hay un retorno. El día está a las puertas; el viento de la noche podéis ya sentir; llega aún otra mañana. ¡No os dejéis engañar! Poco es la vida. ¡No la saboreéis a rápidos sorbos! ¡No os resultará suficiente al tenerla que dejar! ¡No os dejéis esperanzar en vano! ¡Harto tiempo no tenéis! ¿Coge a los redimidos el moho? La vida es lo más grande: sí está dispuesta otra vez. ¡No os dejéis seducir a esclavitud y explotación! ¿Qué os puede infundir angustia? No morís con los animales. La nada no viene después.

El ateo, que no nihilista, Compte-Sponville nos invita a vivir la felicidad desesperadamente. Al igual que otros, nos enseña que la felicidad es posible sin la esperanza de una vida ulterior. Teólogos como Küng nos recuerdan que la felicidad está ligada a la esperanza. Que la esperanza no implica necesariamente la espera dando la espalda a la vida. Ambas visiones estarían de acuerdo en afirmar la vida y por ende nuestra humanidad. Esto último es lo que me parece más importante. Sin embargo, las dos contienen un ingrediente dogmático, pues nadie puede saber con certeza si todo se agota en la materia o no. En cierto modo, ambas son ilusiones, por lo que su vivencia se me antoja una cuestión de voluntad. En mi opinión, y al contrario de lo que pueda parecer, lo más interesante de los dos poemas es lo que tienen en común. Y es que en el fondo este es un asunto personal e íntimo, por eso opino que es importante que no nos dejemos seducir.

Anuncios

From → 13. Lo último

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s