Skip to content

Negocios arcanos

octubre 15, 2009

La política es la más noble de las artes, exponente notable de servicio público, actividad desinteresada o, mejor dicho, que no persigue otro interés que el bien común. Pero una cosa es la política y otra muy distinta los políticos. Ni siquiera la política me parece necesariamente la actividad que realizan los políticos como políticos. Y es que algunos parecen entender la política como un medio para obtener poder, que luego utilizarán en su propio beneficio. Y la actividad que llevan a cabo merecería calificarse de otras maneras, a veces, simple y llanamente, de robo. Como el más rijoso individuo pretendiendo alcanzar con sus dedos largos lo púbico, no dudan en meter mano a lo público, mientras babean de ansia y consumen los últimos rastrojos de lo púdico. Pero quienes protegen políticamente al corrupto nos roban algo mucho más importante que dinero. Quienes no dudan en acusar al propio sistema democrático para proteger a ese ladrón de traje y corbata, en el que no pueden dejar de verse identificados, son los mismos que nunca aceptaron un sistema que pretende la igualdad de todos en derechos y obligaciones. Son aquellos que para preservar su posición de privilegio no dudan en acusar públicamente a fiscales y policías, persiguen a jueces y corrompen a otros, sobornan abogados y reclaman favores a viejos amigos tan faltos de ética democrática como ellos. Son los que se creen exonerados por las urnas, justa recompensa después de haberse ejercitado con éxito en el más vulgar populismo, despreciando una y otra vez la separación de poderes y con ello el fruto de tanto esfuerzo común que no dejan de manosear. El sistema es para ellos una estructura vulnerable pero, a la vez, convenientemente saludable, a pesar de su parasitismo. Una estructura cuyo profundo conocimiento revelará los entresijos por los que deslizarse alevosamente, como un veneno que se filtra con sigilo. Esos individuos que se llaman políticos nos hurtan la confianza en la política. Sólo así me explico que, con lo que está cayendo, el Partido Popular haya aumentado sus cifras en intención de voto en la Comunidad Valenciana, tal y como, a día de hoy, denuncia alguna encuesta. De otra manera resulta para mí un misterio, un negocio muy reservado, según la Real Academia, pero de negocios arcanos los hay que saben mucho más que yo.

Anuncios

From → 06. Seísmos

3 comentarios
  1. No sólo el pueblo valenciano no se inmuta ante la calaña de sus dirigentes (tendrán su merecido). Lo peor es que muchos medios de comunicación hacen el trabajo sucio y defienden a los canallas. El periodismo, que otrora, era sinónimo de veracidad, se convierte en cómplice de la chusma, prostituyendo unos y otros los buenos nombres de sus profesiones.
    Te dejo un pequeño ejemplo leído en Escolar, extractado de ese panfleto que es La (sin)Razón.

  2. Juan P. permalink

    Recientemente le pregunté a la hija adolescente de un amigo qué le gustaría ser de mayor.
    Ella respondió que quería ser PRESIDENTE algún día.

    Sus padres, ambos del PSOE, estaban presentes, y yo continué preguntando:

    “¿Si algún día llegaras a ser presidente, qué sería lo primero que harías? ”

    Ella respondió sin vacilar:
    “Daría alimentos y vivienda a todos los pobres. ”

    Sus padres, orgullosos, pelaron los dientes en una radiante sonrisa:
    “¡Bravo, que propósito más loable.”

    Le dije:
    “Para eso no tienes que esperar a ser presidente. Puedes venir a mi casa y cortar el césped, sacar las malas hierbas y abonar el jardín. Te pagaré 50 euros por el trabajo. Luego te llevaré al supermercado de mi barrio donde siempre hay un mendigo, y puedes darle el billete para que se compre comida y empiece a ahorrar para la casa.”

    La chica pensó durante unos segundos, luego mirándome fijamente a los ojos me preguntó:
    “¿Y por qué no va el vagabundo a hacer el trabajo, y le pagas directamente a él? ”

    “Bienvenida a la DERECHA. ” Le contesté.

    …Los padres aún no me hablan.

  3. luciernagas permalink

    Me gusta tu historia. Gracias por compartirla. En mi opinión, la niña sale de la derecha, por un momento parece girar a la izquierda, pero, en realidad, no abandona la derecha. Querer ser poderoso en un sistema como el nuestro, para luego, en nombre de la izquierda, ser solidario con el que más tiene, se me antoja una ingenuidad propia del adolescente bienintencionado o la hipocresía de entender el liberalismo de hoy en día al modo comunista (una comprensión a lo Thomas Friedman), que percibo claramente de derechas: permitidme la libertad para enriquecerme a costa de los demás, que cuando sea muy rico seré la persona más solidaria del mundo. Pero dejando al margen esta sutileza, la niña parece moverse desde la izquierda, cuando se concentra en una repartición más justa de la riqueza, a la derecha, desde el mismo momento en el que admite dentro del orden normal de las cosas la existencia de vagabundos y gente con jardín. Y es que no se da cuenta de que el sistema, que una persona verdaderamente de izquierdas trataría de invertir, garantizará que siempre haya vagabundos, pues de otra manera ¿quién cortaría tu césped? Sospecho un déficit de pensamiento socialista en el socialismo de tus amigos, lo cual no es extraño, sino que es indicativo de la buena salud del capitalismo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s