Skip to content

Nacimiento

marzo 10, 2010

Expulsado y entregado como se libera una excrecencia interior, con la putrefacción de su origen. Asfixiado el cordón moribundo hace de la basura su destino. Extirpado el pecado de una virgen como un mioma uterino, como la costra de una herida arrancada prematuramente trayendo dolor y sangre consigo. Te privaron de tu fuente de vida, cómplices desconocidos. Impregnados todavía los pulmones de la fértil bebida te ordenan ¡respira! después de arrojarte a una existencia no pedida. Consiguieron a golpes los primeros sonidos, volvieron signo de vida perlas saladas inundando tus mejillas. Así comienza la escritura que te crea, una canción, un poema, una espera, la absurda tarea. No se abre la puerta sin crujido en esta escena y en ella se avanza con cada quejido de pena. Impreso el mapa de cuatro letras para regresar a la nada, agarra la pala y excava.

Anuncios
One Comment
  1. ¡¡Genial!! Nada más añadir puedo, para no estropear esta prosa poética, de un nacimiento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s