Skip to content

Disculpen la insistencia

marzo 23, 2010

Pero resulta que finalmente habrá acuerdo entre el Gobierno y las Comunidades Autónomas para reducir su déficit público, a pesar de que los presidentes de aquellas en las que gobierna la oposición se abstuvieron en la votación correspondiente. Explican su falta de coherencia afirmando que están de acuerdo, pero que la propuesta del Gobierno adolece de falta de concreción. Y es que cada Comunidad elaborará su propio plan de austeridad, que el ejecutivo deberá validar. Con el PP no dejan de surgir interesantes contradicciones y no me refiero sólo a la abstención. Veamos otro ejemplo. La Comunidad de Madrid ya se ha apresurado a proponer medidas como la “congelación” de la Ley de Dependencia, pero precisamente en las Comunidades donde Gobierna el PP, muy especialmente en Madrid, dicha ley se aplica con un retraso vergonzoso, cuando no fue atrapada en una urdimbre de trabas. Así pues, sugieren la congelación de una ley que en su ámbito competencial ya habían convertido en frígida. Este tipo de propuestas eran previsibles, pues se les ve el plumero tan pronto se agachan por dinero. Dado que Zapatero se ha apresurado a afirmar que el gasto social no se toca, el PP no podrá exigir sacrificios a los pensionistas, los parados, los enfermos o los excluidos. Tendrá que buscar a otros desgraciados, tal vez entre aquellos que considerando intereses electoralistas se abstienen de arrimar el hombro.

Anuncios

From → 06. Seísmos

4 comentarios
  1. NAME AND SURNAME permalink

    Haciendo una rápida lectura a este “wordpress”saco en conclusión que:
    o se habla de genética(tema soporífero para ignorantes en la materia como yo,qué digo!tema soporífero para cualquiera!)o se pone a parir al PP y a toda la ideología de derechas,tema igualmente poco enriquecedor.
    Evidentemente cada uno en su vida tiene sus intereses,creencias, ideologías y prioridades.
    Lo que me pregunto es si tú que tan orgullosamente e incluso diría chulescamente defiendes al socialismo ,te comportas en tu vida diaria como buen hombre felipista o en cambio criticas lo que hacen otros en tu “pseudoblog” y actúas como el mayor de los peperianos para aparentar delante de los que no serán nunca socialistas como tú.
    He sido criada en una familia de derechas,creo en Dios,en los valores de la familia,en el sacrificio de unos padres por levantar un patrimonio a fuerza del trabajo en sus empresas,y me comporto de acorde a ello;no escondo mi fe cristiana delante de amigos o familia política,defiendo el valor de un capital bien administrado e invertido,no me considero violenta por tener un buen trabajo o una buena casa con techos altos.Debo imaginar entonces que tú como buen socialista y amigo del pueblo no tienes ni trabajo bien remunerado, ni una casa llena de comodidades. Supongo que no lucirás ropa de marca cara,ni gastarás en lujos innecesarios como un coche de gran cilindrada,o comidas opulentas en restaurantes de moda como si fueses el “típico niño de papá”.
    Como seguramente eres socialista de palabra pero no de obra,te pido un ejercicio de autoevaluación y que pienses realmente si sacas más provecho adorando a Zapatero o ejerciciendo de pepero reconvertido.

  2. luciernagas permalink

    Una vez que sacudo de tu comentario toda su amargura, observo una crítica interesante. Esto es, ¿qué grado de compromiso tenemos con nuestros principios? ¿Qué grado de coherencia mostramos en nuestras vidas? Permíteme decir, por ejemplo, que la ética cristiana es admirable en aspectos fundamentales, los cuales, en mi opinión, resultan incoherentes con “el capital bien administrado e invertido”, es decir, el dinero que llama al dinero, por supuesto, para quien lo tiene. Claro que, una vez que tenemos el suficiente “gracias a las empresas”, podremos ejercer la solidaridad cristiana en un mundo invadido por la pobreza y la falta de oportunidades, esto es, dar a quien menos tiene. Pero lo que observo verdaderamente cristiano no es la solidaridad, sino la fraternidad, lo cual significa dar entre iguales. No es dar lo que te sobra, sino compartir lo que tienes con otros porque son personas, con independencia de sus dones o herencias. Y es que la riqueza no está en los objetos que adquirimos sino en la repartición colectiva, porque lo que importan son (permíteme la cursilería) los corazones. Esto es socialismo, y, en este sentido, el comportamiento de Jesús fue profundamente socialista. Así que no me des lecciones de coherencia desde el pedestal de hipócritas que constituye la Iglesia Católica Apostólica Romana y todo su oro. Sin embargo, no eres más violenta que yo. Ambos participamos de un sistema que es inherentemente violento, pues se alimenta de la desigualdad. A pesar de que mis orígenes son humildes y nunca he sido “el típico niño de papá”, actualmente tengo un buen trabajo y disfruto de comodidades, luzco ropa de marca y asumo gastos innecesarios, incluyendo un coche demasiado veloz. Seguramente he ido a restaurantes de moda. Si esta es tu idea de un “pepero”, entonces los “peperos reconvertidos” debemos ser los que todavía no hemos renunciado a la utopía, y en nuestra relación diaria con los demás humildemente tratamos de poner un granito de arena entre los engranajes de un sistema injusto, aunque ello incluya escribir en un “pseudoblog”. Gracias por tu comentario.

  3. No quisiera entrometerme en la defensa del autor, no lo necesita, verborrea no le falta. Además, ante un ataque directo y excesivamente personal y hasta diría que privado, creo que no debo inmiscuirme.
    Sin embargo, me gustaría hacer un par de puntualizaciones.
    Lo importante no es lo que se tiene, la diferencia radical estriba en la actitud ante lo que se tiene. Yo también tengo un trabajo decente, con un sueldo decente y vivo en una casa decente, pero a diferencia de otros, no necesito tener otra casa decente en la playa, ni otro coche decente para los fines de semana, ni viajar en agosto al lugar de moda. Mi vida no está basada en lo que tengo si no en lo que quiero ser y en lo que me gustaría que fuese el mundo, una huida constante hacia la utopía. Por desgracia el capitalismo y la derecha buscan un mundo que no concuerda con el mío, pero eso no significa que tenga que vivir con harapos, en mi mundo utópico, todos deberíamos tener un hogar decente, los niños no deberían morir de hambre y las gentes deberían disfrutar de una vida plena.
    Para acabar, no es necesario decirlo, pero no me resisto, gracias Romo por retomar la actividad de este “pseSudoblog”.

  4. luciernagas permalink

    Estoy de acuerdo contigo acerca de la importancia que tiene la relación que establecemos con los objetos, pero me parece importante insistir en que esa relación no puede desligarse de los demás. Priorizar los objetos nos transforma, yo diría que nos deforma, pues nos atrapa en una existencia que nos empuja a tratar a los demás como si fueran objetos. Cosas que están para nosotros o no merecen consideración. Sin duda, esta actitud nos empobrece como personas. Así, haciéndonos más ricos nos empobrecemos, y encontrando el valor en las cosas terminamos por descubrir que no valemos nada. A la hora de optar entre el capital y el obrero no debe haber dudas o todos lo pagaremos caro.
    Gracias a ti, por seguir ahí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s